178 pacientes al año procura atender la CCSS con tratamientos de fertilización in vitro

Aspiración​Edad, antecedentes patológicos y quirúrgicos formarán parte de requisitos

Una vez que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tenga todo listo para aplicar la fecundación in vitro (FIV) en el sistema público se contará con capacidad para atender a 178 pacientes al año.

La coordinadora del Protocolo de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad, Fiorella Bagnarello, explicó que las parejas o mujeres solas ingresarán al tratamiento en ciclos grupales de máximo 25 personas.

Cuando la institución cuente con la infraestructura y personal necesario, estos irán rotando en las diferentes etapas de preparación hasta la FIV y su seguimiento posterior.

El tiempo que dure cada asegurado en el programa dependerá de la complejidad de su infertilidad.

Bagnarello indicó que la población que podrá acceder a la técnica son parejas o mujeres solas infértiles y que los criterios de selección serán completamente clínicos.

Dentro de los aspectos a tomar en cuenta se encuentran la edad de la paciente así como sus antecedentes patológicos y quirúrgicos.

Todos los asegurados que ingresen al protocolo de alta complejidad primero deben haber pasado por el de baja complejidad sin resultados positivos.

Bagnarello recordó que en este primer nivel de medicina reproductiva se aplican tratamientos como el coito programado posterior a estimulación ovárica e inseminación artificial.

Bajo el protocolo de baja complejidad se atienden anualmente a unas 750 parejas infértiles y se efectúan de una a tres inseminaciones cada semana.

En este nivel se resuelven ocho de cada 10 casos de infertilidad.

Para llevar a cabo el programa de alta complejidad se requiere de la construcción de un centro especializado cuyo costo asciende los $6 millones (ya equipado) y que se construirá entre junio y noviembre próximos en el Hospital de las Mujeres.

La Gerencia Financiera debe encontrar los recursos con los que se edificará esta unidad y que ya cuenta con el aval de ls Contraloría General de la República (CGR) para la contratación directa.

La CCSS informó este martes que les tomará hasta setiembre del 2018 (plazo máximo dado en el decreto ejecutivo que reactiva la técnica) para empezar a aplicar FIV.

Dentro de los preparativos se incluyeron los medicamentos para el tratamiento de reproducción asistida en el catálogo de la institución.

También se está concretando el proceso de selección de los siete especialistas que restan para completar el equipo y que deberán especializarse en el extranjero.

La formación de los profesionales en microbiología, andrología, embriología, psicología y trabajo social tomará hasta un año.

Las autoridades de la institución aseguraron contar con los recursos para la operación del protocolo de alta complejidad, sin embargo, no detallaron la estimación del costo.