500 expropiaciones y ampliación de autopistas serán necesarias para construir nuevo aeropuerto en Orotina

proceso​Presidente Solís asegura que el país “esta tarde y tiene que apurar el paso” en materia de modernización de infraestructura

Expropiar 500 terrenos, ampliar la ruta 27, la autopista Bernardo Soto y construir varias carreteras más es parte de lo que debe realizar el Estado para garantizar la correcta operación del nuevo aeropuerto internacional de Costa Rica que se construirá en Orotina a partir del 2022.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, aseguró que además de las mejoras en las rutas nacionales se debe construir un ferrocarril de carga hacia el Pacífico que complemente el funcionamiento de la nueva terminal aérea.

"Estamos tarde y debemos apretar el paso. Nos comprometemos a tener lista en 10 años la nueva terminal aérea en Orotina, hay que construir nuevas carreteras, nuevas terminales y alinear a los factores políticos, para tener este nuevo aeropuerto", señaló Solís durante la presentación del plan maestro del nuevo aeropuerto internacional, la mañana de este miércoles.

Solís agregó que con la puesta en marcha del aeropuerto es necesario ampliar la ruta 27. Sobre este punto el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Villalta, aseguró que están a la espera de una contrapropuesta de Globalvia (empresa concesionaria de la carretera) para avanzar con la ampliación de la autopista.

"La ampliación de la ruta 27 es importante para conectar al nuevo aeropuerto, pero no es suficiente. Se necesita ampliar la carretera San José - San Ramón y construir nuevas rutas para garantizar el buen funcionamiento de la terminal aérea", señaló Villalta.

La cartera de proyectos adicionales para complementar la operación del nuevo aeropuerto implica muchos trámites que históricamente han provocado trabas a otras obras como la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) y la propia ruta 27 en su momento.

Villalta aceptó que existen dificultades en este tipo de obras, pero dijo que tiene "esperanza" en que los diferentes actores políticos, empresariales y técnicos entendidas que se trata de un proyecto país.

El jerarca del MOPT subrayó que un grupo de diputados pretende llevar la iniciativa del aeropuerto a la Asamblea Legislativa como un proyecto de ley para blindarlo y ponerlo en marcha en los próximos gobiernos.

La firma británica Mott MacDonald desarrolló el plan maestro para el nuevo aeropuerto que tiene fecha de inicio en abril del 2022 y cuya primera etapa estaría terminada en 2027. La obra total tiene un costo de $2.947 millones y estaría finalizada en su totalidad para 2047.

El director de Aviación de Mott MacDonald, Horacio Rossi, comentó que el proyecto será financiado por un club de entidades que incluyen bancos comerciales en diferentes países y bancos internacionales.

El nuevo aeropuerto se construirá bajo la figura de alianza público-privada y se sacará a licitación.

El MOPT y el Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC) iniciaron una serie de acciones para arrancar con la contratación de la empresa que hará los estudios de impacto ambiental del aeropuerto y una serie de trámites relacionados con las expropiaciones.

El Gobierno debe hacer 500 expropiaciones de las cuales 370 terrenos son propiedad de personas particulares, lo que podría entrañar más el proceso. Los terrenos cuestan unos $41,3 millones.