Costa Rica lideró proceso de histórico acuerdo para prohibir armas nucleares en el mundo

Tratado​122 países apoyaron la iniciativa que ahora debe ser firmada por sus gobiernos y ratificada en los congresos de cada nación para tener vigencia

Costa Rica lideró el proceso de negociación del tratado que prohibe las armas nucleares en el mundo, la iniciativa fue aprobada este viernes en el marco de la 71a Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

122 países votaron a favor del acuerdo, uno se opuso y otro más se abstuvo. La aprobación se dio en el seno de la conferencia de las Naciones Unidas para negociar un instrumento jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares y conduzca a su total eliminación, ese foro es presidido por la costarricense Elaine White, quien jugó un papel preponderante en todo el proceso del tratado.

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, Manuel González, reconoció el protagonismo del país en la aprobación de este acuerdo que viene a cambiar las reglas de la comunidad internacional.

"Hoy es un gran día para la política exterior costarricense, en virtud de la aprobación de este texto, un tratado que prohibiría las armas nucleares, porque fue Costa Rica la que lideró esta conferencia, ejerció la presidencia por medio de nuestra Embajadora en Ginebra, Elaine White, a quien le agradezco mucho todo el esfuerzo y el empeño que puso para sacar esta tarea adelante", declaró el Canciller.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, también externó su alegría por la aprobación del tratado y calificó esta acción como "uno de los principales logros de la agenda internacional de nuestro tiempo".

Solís felicitó vía telefónica a la embajadora de Costa Rica ante los organismos internacionales en Ginebra, Elaine White, por encabezar las negociaciones que dieron forma al texto aprobado este viernes en la ONU.

De acuerdo con la Cancillería costarricense, en el mundo existen cerca de 16 mil ojivas nucleares que representan un alto riesgo para la seguridad de los pueblos ante amenazas armamentistas y tensiones políticas entre las naciones.

"El tratado reconoce también las necesidades de las víctimas; las catastróficas consecuencias para la supervivencia humana y el ambiente, así como el desproporcionado impacto que las armas nucleares tienen en las mujeres, las niñas y en las poblaciones indígenas. Hace referencia a los riesgos de una detonación por accidente, cálculo o diseño y, sobre todo, establece prohibiciones expresas para que nunca y en ninguna circunstancia, sean producidas, probadas, transferidas o en cualquier forma utilizadas", indicó el embajador de Costa Rica ante la ONU, Juan Carlos Mendoza, en su discurso de este viernes tras la aprobación del acuerdo.

Potencias mundiales se oponen

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia rechazaron el tratado para prohibir las armas nucleares y aseguraron en un comunicado conjunto que el documento "claramente ignora las realidades del ambiente de seguridad internacional", como la amenaza que representa Corea del Norte.

En un comunicado conjunto, las tres potencias nucleares recordaron que habían boicoteado las negociaciones para este tratado y no tienen intenciones de unirse al mismo.

El tratado que prohíbe las armas nucleares fue avalado por 122 países el viernes en las Naciones Unidas a pesar del boicot de las potencias nucleares y sus aliados.

Las potencias occidentales argumentan que el tratado no toma en cuenta las preocupaciones en materia seguridad de aquellos países que mantienen estas armas, porque las mismas tienen un efecto disuasivo contra un posible ataque nuclear.

El tratado creará "incluso más divisiones en un momento en que el mundo necesita mantenerse unido ante crecientes amenazas, como la que representa Corea del Norte", dice el comunicado conjunto.

"Este tratado no ofrece solución a la grave amenaza del programa nuclear norcoreano, ni afronta otros retos que hacen que el freno nuclear sea necesario", agrega.

Ninguno de los nueve países que poseen armas nucleares (Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, China, Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel) tomó parte en las negociaciones ni en la votación.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña afirman que siguen comprometidos con el Tratado de No Proliferación Nuclear, que intenta evitar la proliferación de armas atómicas y también busca que los estados nucleares reduzcan sus arsenales.

El tratado que aprobó la ONU prohíbe el desarrollo y almacenamiento de armas nucleares e incluso la amenaza de utilizarlas, y entrará en vigencia cuando 50 países lo hayan ratificado, lo cual podrán hacer a partir del 20 de septiembre.

Fotografías cortesía del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica.