Ejecutivo ve mayor consenso en regla fiscal que en resto de agenda tributaria

rutaViceministro admitió que será poco probable dejar lista reforma fiscal antes de que finalice actual administración

El plan para establecer constitucionalmente la regla fiscal tiene un mayor avance en las negociaciones dentro del Congreso, por lo que será el punto de partida para el Poder Ejecutivo en la recta final de su período.

El viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, indicó que este es el proyecto de ley que encabezará la propuesta del Gobierno en su intento por dejar avanzadas las medidas para combatir el déficit, gracias a que hay mayores opciones de consenso que en el resto de la agenda.

El plan de darle un rango constitucional al ordenamiento de los ingresos del gobierno con los gastos ordinarios, para que los últimos no crezcan más que los primeros, es una de las condiciones que la fracción de la Unidad Social Cristiana (PUSC) había establecido para avanzar en otras propuestas fiscales.

Mora señaló que el segundo proyecto en el que hay más acuerdo es en la iniciativa que establece que cualquier legislación que se apruebe y que requiera de un cargo al presupuesto nacional cuente con las fuentes de financiamiento para evitar un mayor déficit.

Este martes se tiene previsto la presentación de una moción 208 bis del reglamento legislativo con la finalidad de eximirla de trámites y darle una rápida aprobación.

Donde hace falta construir más acuerdos es en el 20.580 Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, el cual contiene reforma al IVA, renta, empleo público y regla fiscal.

Las bancadas que conforman el Congreso tienen pendiente la discusión a lo interno de sus respectivos partidos para definir la posición a tomar.

Mora admitió este martes que difícilmente quedará aprobado este paquete fiscal, por lo que corresponderá a la próxima administración establecer el futuro del mismo.

En ese sentido, las consultas constitucionales atrasarán la discusión en Plenario del proyecto, por lo que la proyección del Ejecutivo es dejarlo aprobado al menos en primer debate.

Luego de las elecciones presidenciales, los partidos políticos mostraron preocupación por los números de las finanzas costarricenses. El Banco Central de Costa Rica (BCCR) proyectó un déficit fiscal de 7,1 y 7,9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 2018 y 2019. En cuanto a la deuda del Gobierno, para este año superaría el 50 por ciento de los ingresos.