Juan Carlos Bolaños reingresa a San Sebastián tras dos semanas en moderna cárcel

Retorno​Empresario se recuperaba de una operación de rodilla en el centro de detención Reinaldo Villalobos, ubicado en el complejo La Reforma

El importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, regresó este sábado por la mañana al Centro de Atención Integral (CAI) de San José -conocido como cárcel de San Sebastián- luego de pasar dos semanas en la moderna Unidad de Atención Integral (UAI) Reinaldo Villalobos, ubicado en el complejo de La Reforma en Alajuela. Así lo confirmó la oficina de prensa del Ministerio de Justicia y Paz (MJP).

La Dirección General de Adaptación Social tomó la decisión de reubicar al apoderado de Sinocem Costa Rica luego de que se recuperara de una operación que recibió en su rodilla a finales del mes de diciembre en una clínica privada.

El empresario permaneció en el centro penitenciario alajuelense desde el 29 de diciembre hasta este sábado 13 de enero, con el objetivo de que contara con un espacio libre de hacinamiento y de barreras arquitectónicas mientras sanaba.

San Sebastián no cuenta con esos requisitos, ya que según Justicia y Paz, el centro penitenciario registró al12 de enero del presente año una población de 854 privados de libertad, pese a que su capacidad es de 559 personas, para un 53 por ciento de hacinamiento.

Apenas un 3 por ciento de lo 854 reclusos está sentenciado, mientras que el 97 por ciento restante es de indiciados.

Otra notoria diferencia es que el Reinaldo Villalobos fue abierto en mayo de 2017, mientras que el CAI San José lo hizo en julio de 1981.

Bolaños actualmente descuenta tres meses de prisión preventiva mientras es investigado por los delitos de peculado, tráfico de influencias, simulación de delito y denuncia calumniosa, asociados con otorgamiento de un crédito de $30 millones con el Banco de Costa Rica (BCR) para la importación de cemento procedente desde China.

En el caso se indaga una posible influencia de altos jerarcas de los Supremos Poderes y el sistema bancario -del cual seis personas también descuentan tres meses de prisión preventiva- para favorecer los negocios del empresario.