Nativos y ecologistas triunfan al evitar que se construya oleoducto en Dakota del Norte, EE.UU.

Decisión​El oleoducto debía atravesar el río Misuri y el lago artificial Oahe, fuentes de agua potable para la tribu sioux Standing Rock.

El cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos anunció este domingo su rechazo a la construcción de un polémico oleoducto en el estado de Dakota del Norte, una gran victoria para los pueblos nativos y las organizaciones ecologistas, que protestaban desde hace semanas contra el proyecto.

El oleoducto debía atravesar el río Misuri y el lago artificial Oahe, fuentes de agua potable para la tribu sioux Standing Rock.

"Es claro que se debe trabajar más" en la definición del proyecto, dijo Jo Ellen Darcy, subsecretario de obras civiles del Ejército de Estados Unidos, en un comunicado.

"La mejor manera de completar este trabajo de forma responsable y expedita es explorar rutas alternativas", agregó.

El proyecto, impulsado por la compañía Energy Transfer Partners, despertó en estos últimos meses un movimiento de protesta creciente por parte de las tribus indígenas, de los ambientalistas y de los defensores de los derechos de los amerindios.

Para la tribu sioux de la reserva india Standing Rock el oleoducto amenaza sus fuentes de agua potable y dañaría varios sitios en donde están enterrados sus ancestros.

La población nativa había pedido al presidente Barack Obama que interviniera para detener esta construcción y lanzara una investigación sobre los abusos de las fuerzas del orden, que a fines noviembre reprimieron violentamente manifestaciones de protesta contra esta iniciativa.

El gobierno había ordenado a mediados del mes pasado la paralización de esta obra, estimando que se necesitaban mayores análisis y debates sobre el tema.

El oleoducto, bautizado Dakota Access Pipeline, debería atravesar cuatro estados a lo largo de 1.886 kilómetros y transportar el petróleo desde la frontera con Canadá, hasta Illinois, al sureste de Dakota.