No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Producción de leche

Producción de leche con calidad y en armonía con el ambiente

Desde Santa María de Dota inmersa en un bello paisaje, finca Santa Marta produce leche muy nutritiva con el sello de calidad Dos Pinos.

Se respira aire muy fresco y el aroma a hierba de campo; donde el paisaje luce sus verdes montañas y densos bosques resguardan múltiples especies vegetales y animales. Ahí se ubica la finca de producción lechera Santa Marta. A tan solo 200 metros al sur de la entrada a la Cima de Dota, sobre la carretera interamericana sur, se ha convertido en un refugio natural. Con un hato de 52 animales, de los cuales 28 son vacas de ordeño raza Holstein y jersey, el cuidado de los detalles y la tranquilidad y belleza de este sitio le dan a su ganado mucho bienestar.

La Finca Santa Marta fue fundada por Romilio Gómez Sánchez (q.d.D.g.) y asociada a Dos Pinos desde 2002. Don Romilio falleció dejando su legado a su hijo Romilio Gómez Chinchilla, actual asociado, quien junto con su hermano Rónald Gómez atiende las labores diarias.

Finca Santa Marta es simplemente ejemplar, pues fue una de las dos primeras en el país, asociadas de Dos Pinos, que recibió en el año 2014 la Bandera Azul Ecológica. Este 2018, con el distintivo de 3 estrellas, esta bandera continúa hondeando con orgullo para recordar este compromiso. “Es un mandato de Dios cuidar de la naturaleza. Mi padre nos enseñó a hacerlo. Nos sentimos muy felices de poder continuar con su legado en una labor que nos apasiona y que es más eficiente de la mano con la Cooperativa. Dos Pinos es una empresa que nos incentiva por nuestro trabajo y nos ayuda a aprender cada día cómo ser mejores”, comentó don Romilio Gómez.

Estos hermanos no solo son responsables en su finca, también llevan el mensaje a la comunidad y consideran que es un deber cívico. En palabras de don Romilio: “gracias a la capacitación que Dos Pinos nos brinda en cuidado del ambiente, y al Programa Bandera Azul Ecológica, ahora somos agentes de cambio al capacitar a los niños en las escuelas con charlas”. El concepto de finca en armonía con la naturaleza implica entre muchos cuidados, el reutilizar la mezcla de la excreta sólida y líquida de las vacas con el agua de lavado de los galerones para obtener los purines, que se aplican para mejorar las características físicas, químicas y microbiológicas del suelo lo que da como resultado una mejora en la calidad y cantidad del pasto. También se recoge el agua de lluvia de los techos para emplearla en el campo; lograr un ambiente muy tranquilo para el bienestar de las vacas; reciclar, evitar la contaminación y vigilar el consumo de recursos y energías en la finca, entre otros esfuerzos.

Cuidar de la calidad es otra de sus prioridades. “Todo influye en la calidad de leche, es un producto sensible. El pasto debe ser adecuado y el hato debe estar saludable. Cuando ordeñamos hay que vigilar el mantenimiento de la leche en el tanque y su temperatura. También, las vacas deben estar tranquilas, hay que evitarles ruido y vigilar su salud, no estresarlas”, menciona don Romilio.

El año pasado con el paso del huracán Nate esta finca sufrió los estragos del mal tiempo. “Dos Pinos ha estado en las buenas y malas... nos han ayudado en todo, lo más importante es el respaldo de la compra de nuestra leche y la compensación por la calidad. La asesoría para mejorar, el financiamiento para la compra de equipos; hemos visto mejoras en los suelos y pastos y en el hato. Orgullosamente costarricenses y desde Santa María de Dota, somos productores de bienestar”, afirmó con convicción don Romilio.

Estos hermanos saben lo que es trabajar con el corazón, entregarse con esmero, producir en armonía con el ambiente y cuidar de la calidad de la leche.

Con cuatro años continuos de ser Bandera Azul Ecológica, esta finca es un ejemplo para la comunidad.