1,4 millones de casos de Ébola para enero, prevé EE.UU.

epidemia​En diferentes países africanos afectados por el virus temen que se den guerras civiles ante la expansión de la enfermedad

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. utilizan una herramienta que sugiere que hasta 1,4 millones de infectados de Ébola pueden darse a mediados de enero de 2015. Estas cifras toman lugar por el hecho que muchos casos positivos pasan inadvertidos y se cree que hay hasta 2,5 veces más de casos confirmados.

La epidemia de Ébola en África Occidental al parecer puede ser peor de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima. Según algunos pronósticos, el brote podría durar al menos entre 12 y 18 meses y convertirse en una epidemia para esa región con la aparición constante de nuevos casos de la temida enfermedad.

El gobierno de Liberia advirtió que tanto su país como Sierra Leona y Guinea pueden caer de nuevo en una guerra civil ante la lentitud de la respuesta contra la epidemia de Ébola que ha causado más de 2.800 muertos en África.

"Los hospitales luchan, pero los hoteles también, al igual que las empresas. Si esto continúa, los precios van a subir. La población está agitada", afirmó el lunes el ministro de Información, Lewis Brown, en Monrovia.

"El mundo no puede esperar que Liberia, Sierra Leona y Guinea se hundan de nuevo en la guerra, que podría resultar de esta lentitud en la respuesta" contra el virus, dijo el ministro.

El ministro de Defensa Brownie Samukai afirmó el 9 de septiembre ante el Consejo de Seguridad de la ONU que la "existencia" de Liberia se ve amenazada por el virus.

Las guerras civiles causaron unos 250.000 muertos en Liberia entre 1989 y 2003. El país es fronterizo con Sierra Leona, que también vivió una contienda bélica de 1991 a 2001, y con Guinea.

En Liberia, "todo el mundo no contraerá el virus, pero todo el mundo sufre los efectos debido a las restricciones que hemos impuesto" para evitar la propagación, declaró el ministro Brown.

El virus del Ébola tiene repercusiones no sólo en la sanidad pública, sino también políticas, estimó.

Según él, el gobierno liberiano "necesita hasta 1.000 camas" en diez centros en el país.