15 retenes y 744 oficiales de Tránsito controlarán velocidad y a choferes ebrios en vacaciones de medio año

operativoOficiales son un 2,4% más que hace un año. El 12 y 19 de julio aplicará carril reversible en la ruta 27

744 oficiales de Tránsito, un 2,4 por ciento más que el año pasado, distribuidos en 426 unidades entre vehículos, motocicletas y grúas estarán destinados a los operativos de la Policía de Tránsito durante las vacaciones de medio año, el cual iniciará este fin de semana.

El director de la Policía de Transito, Mario Calderón, comentó que los oficiales -18 más que en el mismo periodo de 2014- estarán distribuidos en todo el país para regular velocidad, a los conductores que manejen bajo los efectos del alcohol o utilizando el teléfono celular, así como pasajeros que viajen sin el cinturón de seguridad.

Algunas rutas como la vía hacia Caldera, Costanera Sur, Cambronero, Interamericana Sur y rutas de Guanacaste contarán con operativos de control.

En total se dispondrá de 15 retenes en las principales zonas de acceso a áreas de visitación, los cuales se efectuarán en distintos horarios y días.

Calderón recordó que durante las vacaciones de medio año no aplicará la restricción vehicular en el casco central de San José.

Esto permitirá a los oficiales a desplazarse a zonas costeras y montañosas con mayor afluencia de turistas.

Director de Tránsito, Mario Calderón

El año anterior se confeccionaron 6.535 multas durante el receso, un promedio de 435 por día. No tener requisitos mínimos para circulación, el irrespeto a las señales de tránsito, conducir con la licencia vencida, fueron algunas de las conductas sancionadas.

Las autoridades de Tránsito solicitaron a los conductores manejar con cuidado y planificar el tiempo de salida para evitar el exceso de velocidad.

En el caso que las personas se desplacen a las playas o zonas rurales se les reitera la necesidad de caminar por las aceras. En lugares como Jacó, Tamarindo, Puerto Viejo o La Fortuna se recomienda caminar de frente al tránsito en caso de que las aceras se saturen de personas como es costumbre.