16 jugadores de tenis del top 50 mundial señalados por sospechas de arreglar partidos

acusaciónEl número 1 mundial, Novak Djokovic, confirmó que fue víctima de un intento de compra para que perdiera un partido en el torneo de San Petersburgo.

Dieciséis jugadores clasificados en la última década en el ranking mundial de los 50 mejores tenistas podrían haber amañado sus encuentros, entre ellos vencedores de torneos de Grand Slam, señalaron este domingo medios británicos.

La BBC -servicio público de radio, televisión e internet del Reino Unido- y el sitio web BuzzFeed News, afirman haber tenido acceso a archivos secretos y pruebas de una corrupción a gran escala en el mundo del tenis, sin citar nombre de jugadores.

Estos documentos están vinculados a una investigación de la ATP, la instancia dirigente del circuito profesional, en 2007, que revela que los sindicatos de apostantes en Rusia e Italia apostaban cientos de miles de dólares en partidos que consideraban amañados, tres de ellos en Wimbledon.

"El informe confidencial de los investigadores destinado al comité de ética, fechado en 2008, sugiere que se investigue a 28 jugadores, pero esto nunca se llevó a cabo", afirma la BBC.

Estas revelaciones llegan al inicio del Abierto de Australia, primer torneo de Grand Slam de la temporada, que comenzó este lunes en Melbourne. Según estos medios británicos, ocho de los jugadores incriminados, pero no castigados por la ATP, participan en el Abierto de Australia.

Según uno de los investigadores, Mark Phillips, un grupo de unos diez jugadores "se encontraba en el origen del problema". "Las evidencias eran fuertes, existía una buena oportunidad para acabar [con la corrupción] de raíz, de crear una fuerte disuasión y eliminar los elementos corruptores".

Los representantes de los sindicatos de apuestas se ponían en contacto con los jugadores en sus habitaciones de hotel durante los grandes torneos, prometiéndoles 50.000 dólares o más como recompensa, apunta BuzzFeed.

Tras ganar el partido de primera ronda en Melbourne, el número 1 mundial Novak Djokovic confirmó que él mismo fue víctima de un intento de compra para que perdiera un partido en el torneo de San Petersburgo.

"Alguien se me acercó indirectamente, por medio de gente que trabajaba conmigo en aquella época. Evidentemente inmediatamente dije no. La persona que intentó contactarme ni siquiera vino a mí", señaló el serbio.

Entretanto, el presidente de la ATP, Chris Kermode, desmintió desde esa ciudad australiana cualquier intento de tapar el asunto.

"Las autoridades del tenis rechazan cualquier acusación según la cual se habrían escondido pruebas del amaño de partidos o no habrían formado parte de una investigación en profundidad", aseguró.

"Nuestra posición es de tolerancia cero con cualquier forma de corrupción. No somos indulgentes, estamos vigilantes", añadió.

Respecto a la investigación de 2007, Kermode afirmó que los investigadores no aportaron pruebas suficientes sobre un partido sospechoso entre el ruso Nikolay Davydenko y el argentino Martín Vassallo Argüello.

"Nos hacen falta pruebas y no sospechas o rumores", añadió el presidente de la ATP, destacando que se pronunciaron 18 sanciones por corrupción, entre ellas seis suspensiones de por vida.

En 2009, la ATP introdujo reglas anticorrupción, pero estas no permiten perseguir delitos cometidos antes de su entrada en vigor.