No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¢1.800 millones se fija como tope el PAC para afrontar gastos de campaña electoral

​Agrupación tiene pendiente la definición de un préstamo con dos bancos privados

El Partido Acción Ciudadana (PAC) se fijó un tope de ¢1.800 millones para sufragar los gastos de la campaña presidencial.

Para ello, la agrupación política de gobierno primero deberá consolidar un préstamo con una de las entidades financieras con las que actualmente entablan conversaciones. La vía de la deuda política es una de las dos que contemplan para financiar el proceso electoral que culminará entre febrero y mayo de 2018, dependiendo del resultado de los comicios presidenciales.

"Al día de hoy, el gasto total de la campaña nosotros calculamos que no superará los ¢1.800 millones. Puede que incluso sea menos, pero ese es como el tope que tenemos. Bajo esa lógica y un escenario ordinario en el que el PAC se mantiene en el 20 por ciento (de votos), que es algo que nunca ha bajado, no estaríamos usando ni siquiera la mitad de los recursos que el Tribunal (Supremo de Elecciones) nos asigna. Esto representa menos del 50 por ciento (del monto correspondiente de la deuda política)", manifestó a AmeliaRueda.com el gerente de campaña, Camilo Saldarriaga.

Por lo anterior es que el partido oficialista espera cerrar este mismo mes sus conversaciones con los bancos LAFISE o BCT, o bien con cooperativas de ahorro y crédito.

Estamos en conversaciones con un par de entidades, estamos cerca pero todavía no hemos concretado la ejecución de esos recursos. Esperamos en esta semana poder consolidarlo", señaló.

Saldarriaga reiteró la posición que el candidato Carlos Alvarado manifestó el pasado 23 de octubre en el programa radiofónico Nuestra Voz, en el que se quejó del actual sistema de financiamiento de partidos políticos, ya que "genera iniquidades bastante grandes, que obviamente hacen que algunos partidos puedan acceder con más facilidad a recursos que otros".

En su quinta fiesta electoral, el partido oficialista volvió a prometer una campaña austera y de bajo costo que, además de los fondos que le asigna el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a cada partido político, echará mano de las donaciones de la ciudadanía.

"Las donaciones de las personas van a funcionar bajo la lógica de que 'al PAC lo financio yo'. Es decir, cada persona aportando, o lo que llamamos 'muchos aportando poco en lugar de pocos aportando mucho'. Esa es la primer fuente. La segunda responde al uso de un porcentaje reducido de la deuda política el cual estaremos ejecutando por medio de un préstamo con una entidad bancaria, que estamos en este momento negociando", puntualizó el gerente de campaña.

Según las resoluciones del TSE, en 2002, cuando el PAC era una agrupación emergente, este recibió una cifra superior a los ¢1.200 millones. Cuatro años más tarde la contribución estatal ascendió a más de ¢4.900 millones, mientras que para los comicios de 2010 fue de ¢3.740 millones.

En las elecciones pasadas, las primeras ganadas por los rojiamarillos, el aporte fue superior a los ¢5.100 millones.

El artículo 96 de la Constitución Política establece que "el Estado contribuirá a sufragar los gastos de los partidos políticos" que alcancen al menos un 4 por ciento de los votos válidos totales emitidos a escala nacional o; aquellos provinciales que obtengan ese mismo porcentaje en la provincia en la que está inscrita o que logren colocar en la Asamblea Legislativa a uno de sus candidatos a diputado.