20 solteros se convirtieron en padres por adopción en los últimos 4 años, según PANI

Grettel Cordero, una ingeniera en computación, es una de las 20 personas solteras o divorciadas que adoptaron a uno de los niños que vivían en albergues del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), entre 2010 y 2013, según datos de la institución.

Esta mujer, a pesar de estar casada durante un año, no pudo tener hijos biológicos, pero logró el sueño de formar una familia.

Cordero, incluso, estuvo embarazada en una ocasión, pero la bebé se ahorcó con el cordón umbilical y la tragedia se ciñó sobre ella. Los médicos le diagnosticaron endometriosis y finalmente fue operada, lo cual le impide embarazarse.

Por esa razón, el día en que cumplió 47 años, quiso regalarse la esperanza de adoptar un niño. Corrió a las oficinas del PANI y preguntó cuáles requisitos debía cumplir para ser mamá. Tres meses después, en mayo de 2012, entregó los papeles y en agosto del año anterior le entregaron a Gabriel, un pequeño de ojos grandes y risa fácil.

Cordero narró cómo abrirse a la posibilidad de adoptar un hombrecito de más de dos años de edad fue un proceso sumamente difícil. Ella aspiraba a que le entregaran un bebé recién nacido. Vivió en incertidumbre durante casi un año, pero un viernes por la tarde, cuando ya había perdido la esperanza, la llamaron para decirle: ¡Felicidades, usted es mamá!

madre adoptiva, grettel cordero

MADRE ADOPTIVA, GRETTEL CORDERO

El lunes siguiente conoció a su gran amor, su hijo, pero sólo a través de una fotografía.

El encuentro ocurrió una semana después en la casa hogar Pueblito de Costa Rica, en Paraíso de Cartago.

Ese día, al pequeño Gabriel le preguntaron si quería que ella fuera su mamá y respondió que sí, sin pensarlo dos veces. Eso le robó el corazón a Grettel.

Entre lágrimas, Cordero confesó cómo no podía dejar de dar gracias, desde lo profundo de su corazón.

MADRE ADOPTIVA, GRETTEL CORDERO

La jefa del departamento de Adopciones del PANI, Liliana Saborío, precisó que de cada seis solicitudes de personas solteras, se aprueban cuatro o cinco. No obstante, este tipo de trámites representan apenas un 10 por ciento del total de peticiones que recibe el Patronato cada año.

Este año, por ejemplo, se han aprobado cuatro solicitudes, pero los interesados aún están a la espera de que les entreguen al menor.

Saborío explicó que no hay un plazo exacto para concretar una adopción. El proceso, entre la entrega de los documentos y el momento en que el PANI define a una persona como elegible, puede tardar entre seis y ocho meses. Pero el tiempo para ubicar un niño es variable.


directora de adopciones del pani, liliana saborío

Lo mismo ocurre con el plazo hasta que un menor es declarado legalmente en abandono por parte de su familia biológica. Luego de eso, el trámite judicial de la adopción tarda, normalmente, cuatro meses. La persona que quiere adoptar un niño debe aportar un certificado de su estado civil, constancia de nacimiento, hoja de delincuencia y certificado de ingresos económicos, detalló Saborío.