No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Cinco cantones acumulan casi una cuarta parte de los electores para 2018

​Listado de ciudadanos inscritos para votar creció un 7,93% respecto al proceso anterior

San José, Alajuela, Desamparados, Cartago y Pérez Zeledón abarcan una cuarta parte del padrón electoral para las elecciones generales del 4 de febrero de 2018. Esos cinco cantones son los que tienen mayor cantidad de votantes, según lo dio a conocer el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Los cinco juntos suman 829.486 electores, un 24,78 por ciento del total de personas autorizadas para decidir quien será el próximo Presidente de la República, así como los diputados que integrarán la Asamblea Legislativa por los siguientes cuatro años.

Tres de los cantones son de San José, que consecuentemente es la provincia con más votantes: 1.114.779.

A la capital le sigue Alajuela con 630.990 electores, Cartago con 387.905, Heredia con 332.859, Puntarenas con 310.662, Guanacaste con 240.637 y Limón con 272.633.

En total, en el territorio nacional habrán 3.290.465 personas inscritas.

Los restantes 31.864 votantes están habilitados para emitir su sufragio en uno de los 52 consulados habilitados en 42 países. Esta es la segunda ocasión en la historia en la que los costarricenses pueden votar desde el extranjero (2014). Los consultados con mayor cantidad de personas inscritas son Nueva York (8.674), Los Ángeles (3.545), Miami (3.408) y Atlanta (2.300).

Visto desde su totalidad, el padrón electoral incrementó en un 7,93 por ciento respecto al de las elecciones anteriores, para una diferencia de 244.008 personas.

Para el 4 de febrero de 2018 habrán 138.096 "nuevos electores", entre ellos 184 jóvenes que cumplirán ese día los 18 años de edad. La lista de ciudadanos pudo ser incluso mayor, pero 25.099 quedaron excluidos por no haber realizado los trámites de inscripción antes del cierre del padrón.

En contraste, 633 personas en todo el padrón superan la centena. El elector más longevo tiene 117 años de edad.

Las personas menores de 40 años de edad integran el 50 por ciento del listado ciudadano autorizado para votar. En ese rango se incluye el grupo etario con más votantes, que es el de 32 años de edad, con 80.888.

A lo igual que en el 2010 y el 2014, la población femenina es mayoría entre las personas inscritas para los comicios de 2018, con 12.119 votantes más. No obstante, la tendencia sólo se ve reflejada en San José, Heredia y Cartago.

El padrón electoral cuenta con 36.361 personas en territorios indígenas, 9.575 en centros penitenciarios, 2.448 en hogares de adulto mayor y 337 en centros de salud mental.

61.668 de los electores son naturalizados. Un 50,5 por ciento de estos son originarios de Nicaragua, un 13,1 por ciento de Colombia, un 6,4 por ciento de El Salvador y un 3,9 por ciento de Cuba.

Impresión

El 10 de noviembre, la autoridad electoral empezó con la impresión de 3.322.329 papeletas blancas con negro, en donde se votará por una de las 13 alternativas de fórmulas presidenciales que ofrecen los partidos políticos para los comicios del próximo año.

Las 3.290.465 papeletas diputadiles, por otro lado, serán celestes y llegarán a tener hasta 21 agrupaciones distintas en el caso de San José, 15 en Limón y 14 en las restantes cinco provincias.

La empresa adjudicada para la impresión y el empacado del material electoral es RR Donnelley S.A. El costo aproximado de los trabajos es de ¢171.380.095, pero en caso de segunda ronda, el costo ascendería en ¢48.726.854. La compañía es la responsable de dicha tarea por segunda vez consecutiva.

Se espera que el proceso de impresión finalice el 27 de diciembre.

Actualmente, 35 funcionarios del Tribunal Supremo de Elecciones trabajan en la impresión de las papeletas de lunes a sábado, en tres turnos de ocho horas. Para garantizar su seguridad y la del material electoral, miembros de la Fuerza Pública y seis funcionarios de seguridad del TSE custodian el proceso las 24 horas del día, los siete días de la semana.