57,2% de ticos valida castigo físico como método de disciplina para niños, según encuesta

agresión​Investigaciones revelan que la agresión hacia menores genera personas inseguras y violentas

57,2 por ciento de los costarricenses considera que aunque no debería utilizarse el castigo físico, a veces no queda otra alternativa para disciplinar a los menores de edad.

Este resultado se desprende de una investigación de la Fundación Paniamor, que se dio a conocer durante el foro sobre el maltrato infantil del Programa Interdisciplinario de Estudios y Acción Social de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia (Pridena) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Investigador del iNSTITUTO de investigaciones Psicológicas de la ucr, Mariano Rosabal

La encuesta, la cual tomó como muestra a 1.201 personas, detalló la opinión que tienen los entrevistados sobre el castigo físico. Solo el 35,5 por ciento de las personas respondieron que este método no debe utilizarse nunca, frente al 5,9 por ciento que cree que a veces es la forma más efectiva de educar y 1,5 por ciento que dice que siempre es la mejor forma de educar.

El investigador del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la UCR, Mariano Rosabal, explicó que la validación del castigo físico como forma de educación aunque no sea aplicado por la persona revela que las campañas de sensibilización sobre este tema todavía no han logrado penetrar el imaginario colectivo.

La investigación detalla que de quienes aplicaron golpes con frecuencia a niños como forma de educación, el 45,7 por ciento considera que a veces lo merecía y el 30,1 por ciento dijo que nunca lo merecía.

INVESTIGADOR DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES PSICOLÓGICAS DE LA UCR, MARIANO ROSABAL

Rosabal señaló que este mecanismo para disciplinar a los menores de edad provoca personas inseguras y violentas, quienes probablemente perpetuarán la agresión como forma de educación.

"Hay estudios que incluso demuestran que hay efectos a nivel del desarrollo cerebral y una alta correlación con personas que tienen problemáticas sociales", detalló el psicólogo.

La encuesta de Paniamor exploró también el tipo de castigo físico o psicológico más común entre las personas entrevistadas y el 20 por ciento indicó que le gritó al menor, mientras que el 10,9 por ciento admitió que castigó a un niño con unas nalgadas.