66% de pacientes diagnosticados con cáncer gástrico en el país se curan por atención temprana

sobrevivenciaEnfermedad afecta a 34 personas por cada 100 mil habitantes

Un 66 por ciento de los pacientes diagnosticados con cáncer gástrico en el país se curan por la atención temprana, de acuerdo con estadísticas del Centro de Detección de Cáncer Gástrico del hospital Max Peralta de Cartago.

Cada año, este centro atiende alrededor de 100 personas, de las cuales 66 tienen la posibilidad de vivir al menos cinco años después de la cirugía.

El Centro de Detección de Cáncer Gástrico funciona desde 1996. En casi 19 años de existencia, ha realizado 75.400 estudios de posibles casos de cáncer, de los cuales 2.100 dieron positivo.

El director de la entidad, Horacio Solano, explicó que el éxito en la curación se debe a dos factores: la detección temprana de la enfermedad y el tratamiento que brindan en el hospital Max Peralta.

director del centro de detección de cáncer gástrico, horacio solano

Solano indicó que muchos pacientes no se dan cuenta de que tienen la enfermedad porque confunden los síntomas con otras patologías como la gastritis, por lo que es importante realizarse exámenes periódicos.

"Una vez que el paciente se diagnostica, el tratamiento depende del tamaño del tumor y del nivel de avance que tenga", agregó.

Este programa de atención no tiene lista de espera. Los pacientes diagnosticados son tratados en un plazo máximo de mes y medio.

Solano indicó que realizan dos cirugías de cáncer gástrico por semana en los quirófanos del Max Peralta.

"Quisiéramos ampliar la cobertura, pero estamos limitados por el número de salas de operación del hospital y también por la capacidad de camas para recibir pacientes", manifestó.

DIRECTOR DEL CENTRO DE DETECCIÓN DE CÁNCER GÁSTRICO, HORACIO SOLANO

La tasa nacional de padecimiento de cáncer gástrico es de 34 pacientes por cada 100 mil habitantes. Cartago es la zona más afectada por esta enfermedad, allí la tasa es de 41 por cada 100 mil habitantes.

La zona Brunca es la segunda más afectada, con una tasa de 39 por cada 100 mil habitantes. La enfermedad afecta más a los hombres que a las mujeres.

Cada año, la Caja invierte entre ¢400 y ¢500 millones en este programa.