9 países de Latinoamérica permiten menores niveles de alcohol al volante que Costa Rica

análisis​Proyecto de ley de cero tolerancia para alcohol al volante espera debates en la Asamblea Legislativa

Casi la mitad de los países que conforman la región latinoamericana mantienen restricciones más fuertes que las de Costa Rica sobre los niveles permitidos de alcohol en la sangre para los conductores de vehículos.

Así se desprende de una revisión de AmeliaRueda.com a las leyes, reglamentos y decretos ejecutivos de la región sobre los niveles permitidos de alcohol en la sangre para los automovilistas.

Países como Brasil, Uruguay, Bolivia, Chile o Colombia comienzan la aplicación de sanciones a niveles mucho menores que los que permite Costa Rica.

Según la Ley 9078 de Tránsito por Vías Públicas Terrestres y Seguridad Vial, (publicada en octubre de 2012) se impone una multa de ¢280.000 a quien conduzca bajo una influencia de bebidas alcohólicas superior a 0,50 gramos por cada litro de sangre (g/l)”.

La ley, que no creó la figura de cero tolerancia de alcohol al volante, abrió un portillo a la ingesta máxima de lo que, en promedio (dependiendo del cuerpo de la persona y la concentración de la bebida), significaría tomar dos cervezas tamaño regular o dos copas de vino, estima Sebastián Marín, especialista del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA).

Mientras Costa Rica mantiene un nivel medio de permisividad, 9 países como Paraguay aplican sanciones de cero tolerancia, que se definen a partir de cifras mayores a los 0,2 gramos por litro de etanol: una concentración que el cuerpo podría producir como consecuencia del consumo de algunas sustancias no alcohólicas como medicamentos y ciertas frutas.

En el resto de la lista Argentina, Nicaragua, Perú y El Salvador aplican las mismas medidas que Costa Rica, mientras que Honduras (0,7 g/l), Guatemala (0,8 g/l ) y Venezuela (0,8 g/l ) son, particularmente, más laxos en su legislación.

Proyecto busca “Cero Tolerancia”

La discusión del tema se abre ante un proyecto de ley presentado el 21 de agosto de 2014 por el diputado cristiano Fabricio Alvarado, único representante parlamentario del Partido Restauración Nacional.

DIPUTADO FRABRICIO ALVARADO, RESTAURACIÓN NACIONAL

Alvarado sostiene en el proyecto 19.270 (Ley para erradicar el consumo de alcohol en los conductores de vehículos automotores) que se impongan las multas de ¢280 mil a los que conduzcan bajo la influencia de más de 0,20 gramos de alcohol en la sangre por cada litro, a diferencia de los 0.50 permitidos actualmente.

El proyecto pretende reducir las cifras de accidentes y muertes relacionadas con esta causa. Aunque -según datos del Cosevi- solo 20 de las 359 posibles causas de muerte en sitio durante 2014 se relacionan con la ebriedad del conductor, la cifra podría ser más alta, pues la valoración depende del oficial de tránsito.

Sebastián marín, especialista del iafa

Aún así, este tipo de iniciativas promueven el desarrollo de una responsabilidad que debe fomentarse, y que quizás han considerado en la legislación de otros países desarrollados, afirma Sebastián Marín, especialista del IAFA.

Aunado a la legislación, la falta de infraestructura para el transporte público nocturno y la cultura costarricense pueden considerarse factores importantes.

Para Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, la legislación no es el único punto que debe discutirse."Hay que hacer un trabajo más fuerte en el tema del alcohol", afirma.

Coordinación y concentración: los primeros afectados

¿Qué sucede a un conductor si presenta los niveles máximos permitidos por la legislación costarricense? Los efectos varían dependiendo de muchísimos factores -afirma Calderón-, pero el sexo, la masa corporal, la edad y el metabolismo son factores claves a considerar.

MARIO CALDERÓN, JEFE POLICÍA DE TRÁNSITO



SEBASTIÁN MARÍN, MÉDICO DEL IAFA

Lo cierto es que estos niveles de consumo ya implican graves trastornos para algunas personas, dependiendo de sus características, afirma Sebastián Marín -médico del IAFA-. Actualmente, los niveles permitidos podrían afectar la coordinación y concentración de los conductores: elementos básicos para desarrollar una reacción inmediata en carretera.

“California hizo un estudio muy interesante" ejemplifica el Médico del IAFA. "Tomaron a un grupo de personas y les dieron una cerveza. Después de una hora hicieron una prueba de manejo con obstáculos y la mayoría -un 91 por ciento- tuvo errores a la hora de hacerlo con una cerveza. Somos afectados aunque no lleguemos al 0,5 (...) La cerveza, en particular, toma mucho más tiempo. Me puedo tomar cuatro cervezas y ser afectado hasta cuatro o seis horas después” comentó Marín.

Para esta revisión, AmeliaRueda.com también utilizó datos del Centro Internacional de Políticas de Alcohol (ICAP), una organización sin fines de lucro respaldada por productores de bebidas alcohólicas. Dichos datos están actualizados a mayo de 2015.

La revisión no incluye datos para Cuba, Haití y la Guyana Francesa. México mantiene diversos tipos de regulaciones dependiendo de cada uno de sus 32 entidades federativas.

Colaboró el Periodista David Bolaños