99% de áreas protegidas no tienen recursos suficientes para su conservación, alerta Contraloría

Conservación​Falta de dinero y gestión limita labores de protección, según Contraloría

De 128 Áreas Silvestre Protegidas (de un total de 168) que evaluó la Contraloría General de República (CGR) en un estudio para verificar la eficacia del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), el 99 por ciento no dispone de recursos suficientes para ejecutar sus labores.

El 73 por ciento de estos territorios solamente tiene recursos para atender menos del 35 por ciento de sus necesidades, mientras que el resto dispone de dineros y personal para hacer frente a entre el 36 y 65 por ciento de sus obligaciones.

La auditoría señala que la falta de recursos tuvo un efecto desfavorable en la capacidad de atención de al menos el 80 por ciento de sus actividades esenciales que tienen que ver con la conservación y uso sostenible de la biodiversidad.

A su vez, existen 24 Áreas Silvestres Protegidas que se financian con ingresos no permanentes como Barra Honda, Volcán Poás, Manuel Antonio o el Volcán Irazú.

Gerente Servicios Ambientales CGR, Lilliam Marín

De acuerdo con Lilliam Marín, gerente del Área de Servicios Ambientales y de Energía de la Contraloría, en general se determinó que la gestión de estas Áreas es moderada lo cual contribuye a que se intensifiquen las amenazas en estos territorios, como cacería o tala ilegal.

En general de 2012 a 2013 aunque los recursos del programa Conservación y Uso de la Biodiversidad pasaron de ¢20.682 millones a ¢21.630 millones, lo cual representa un crecimiento del 5 por ciento, los ingresos del Sinac, aumentaron un 9,2 por ciento. Esto indica que aunque se destina más dinero al Sinac, el crecimiento no se traslada de forma equitativa a los programas de conservación.

De hecho, durante este periodo, los recursos de conservación perdieron importancia relativa en el total presupuestado ya que pasaron de representan el 75,2 por ciento a solamente el 72 por ciento.

Sin embargo, a criterio de Marín si bien la falta de recursos es una debilidad, el principal problema es que hay una ausencia de criterios para poder hacer una distribución más asertiva para hacer una distribución del personal y los recursos con los que se cuenta.

GERENTE SERVICIOS AMBIENTALES CGR, LILLIAM MARÍN