Alemania convierte un viejo hangar en un paraíso tropical para turistas

Un gigantesco hangar construido durante la Guerra Fría en el corazón de la Alemania del Este, para fabricar aviones dirigibles de la época soviética, fue convertido en un paraíso tropical.

El complejo, ubicado a 60 kilómetros de Berlín, tiene playas de 200 metros de extensión con blancas arenas, 500 plantas seleccionadas por botánicos y una temperatura que, durante todo el año, oscila entre los 25 y los 28 grados.

Los turistas que lo visitan cuentan que siempre es cálido, incluso en invierno. “Al parque acuático se le une un pequeño bosque tropical, con árboles exóticos y los sonidos propios de un bosque real que son distribuidos por altavoces estratégicamente colocados en forma oculta”, cuenta un visitante. Las instalaciones están en funcionamiento todo el año, las 24 horas y puede visitarse por el precio de 35 euros diarios por persona.