Aprender música durante la infancia estimula y mejora la memoria

#PuraVida​Expertos sugieren utilizar estímulos musicales desde el vientre materno

Una bella armonía no sólo estimula el oído. Estudiar música o aprender a tocar algún instrumento durante la niñez estimula y potencia la capacidad que tiene el cerebro de conservar información.

Diversos estudios demuestran que el estudio de música en edades tempranas aumenta el grosor de las conexiones entre las neuronas; este efecto mejora la atención, el razonamiento y la retención, explicó el geriatra y gerontólogo, Carlos Alpízar.

Por ello, la exposición a este tipo de arte reduce el riesgo de presentar cuadros de demencia a futuro, añadió el especialista.

geriatra, carlos alpízar

La intervención musical exige un trabajo demandante al cerebro, ya que el estudiante memoriza letras, figuras, melodías y métricas musicales, puntualizaron expertos consultados por AmeliaRueda.com

Estas dinámicas hacen que la memoria no solo sirva para recordar, sino también para almacenar y aplicar los conocimientos en el momento adecuado; la idea es que el cerebro sea lo más maleable posible, indicó el musicoterapeuta clínico, Max Terán.

Las habilidades de comunicación así como de carácter auditivo también se ven favorecidas por la instrucción musical.

"Si bien cierto que los efectos a nivel cognitivo se han evidenciado ampliamente, tampoco se pueden excluir los beneficios del desarrollo motriz", explicó el musicoterapeuta.

Cuanto antes, mejor

La recomendación general es exponer al menor a estímulos musicales desde que está en el vientre materno.

"Si desde el tercer mes, el feto recibe música clásica -como por ejemplo Las Cuatro Estaciones de Vivaldi-, es muy probable que los efectos protectores empiecen desde ese momento", acotó el Dr. Alpízar.

Mientras que, cuando se trata de aprender un instrumento musical, lo ideal es iniciar desde los 5 años, recomendó Terán.

musicoterapeuta, max terán

Para evitar malas experiencias a nivel familiar, expertos en Psicología Infantil recordaron que es importante respetar los gustos y el ritmo de aprendizaje de cada menor de edad.

Evite imposiciones sobre qué tipo de instrumento debe elegir; lo mismo aplica para las comparaciones con respecto a cuánto tiempo necesita para aprender.