Arpa, flauta y tambor en un sólo instrumento gana premio de innovación en Colombia

ingenio​El primer prototipo del “ludófono” pesaba dos kilos

Tiene cuerdas y clavijas, pero no es una guitarra. Se puede soplar aunque tampoco es una flauta y su caja de resonancia recuerda a un tambor: el ludófono de Colombia, ganador del premio Innovadores de América 2014.

Similar en su forma a un arpa, este instrumento tres-en-uno, que se debe tocar sentado, vincula colores con sonidos para enseñar las bases del ritmo, explica su creador, David Hernández.

"Lo que hacemos es escribir partituras a través de la identificación de colores, tanto en la zona de vientos como de cuerdas. En la percusión, partimos de la identificación de sonidos graves o agudos", dice este bogotano de 23 años.

Así, pegatinas rojas, verdes o amarillas en la superficie del instrumento señalan las notas musicales.

El objetivo del ludófono es despertar la curiosidad hacia la música y retomar la importancia de enseñar artes en la escuela primaria. "¿Por qué niños? Porque queremos llegar a lo básico, a lo más sensible", manifiesta el creador del instrumento.

El "Ludófono - Proyecto lúdico de artes integradas" fue distinguido en agosto en la categoría Diseño del Premio Innovadores de América 2014.

Este galardón -creado por Innovamerica Inc., con sede en República Dominicana y apoyado por la Corporación Andina de Fomento (CAF), la Alcaldía de Medellín y algunas empresas privadas- busca destacar proyectos de latinoamericanos sobresalientes en los campos del desarrollo social, empresarial, cultural y científico.

"El primer prototipo pesaba dos kilos y era de madera muy gruesa. Tenía una platina metálica y no sonaba", cuenta su creador entre risas, mientras acaricia sus invenciones como si fueran bebés.

Ahora es liviano, de varios colores y viene con un manual para enseñar música. El equipo cuenta con unas 40 unidades para comercializar a instituciones. Trece colegios de Colombia ya lo han adquirido.