Ballet estimula el equilibrio y la coordinación para caminar, indica estudio

#PuraVidaEsta disciplina puede reducir el riesgo de caídas, explicó experto

La danza no solo corrige la postura y aumenta la flexibilidad. La práctica prolongada del ballet mejora la coordinación de los músculos para caminar y equilibrar el cuerpo.

Lo asegura el estudio "Entrenamiento de largo plazo modifica la estructura modular y el control del equilibrio" conducido por la Universidad de Emory en conjunto con el Georgia Institute of Technology, ambas instituciones situadas en Estados Unidos.

La investigación concluyó que el sistema nervioso de los bailarines profesionales tiene la capacidad de coordinar los músculos de una mejor manera, logrando movimientos más precisos y equilibrados, que aquellos que no practican ninguna deporte.

El neurólogo y geriatra costarricense, Norbel Román, destacó que si bien es cierto es un estudio elaborado en profesionales, respalda la tesis de que ejercitarse por periodos prolongados perfecciona diversas capacidades cerebrales, entre ellas la asociada con la marcha.

Neurólogo, norbel román

El experto añadió que caminar puede parecer una tarea simple, sin embargo, requiere la coordinación de una serie de movimientos musculares.

Por ello, tener una velocidad de la marcha adecuada así como control del equilibrio demuestra que a nivel cerebral y cognitivo todo marcha bien.

Asimismo, las personas que se mantuvieron físicamente activas en el ciclo de la vida tendrán menor riesgo de sufrir caídas y demencia, especialmente en la tercera edad, añadió el médico.

"El ejercicio, en este caso el ballet, tiene muchos beneficios a nivel cerebral, por ejemplo genera más conexiones neuronales. Así, cuando llega una enfermedad, se reduce el impacto y la severidad", dijo Román.

Comparación

El objetivo de este estudio fue determinar si la danza puede mejorar la coordinación física a largo plazo.

Para ello, el grupo investigador realizó un análisis comparativo para esclarecer si el aprendizaje del ballet afecta y/o estimula la manera en qué el cerebro escoge los músculos para moverse.

Los estudiosos compararon los movimientos de bailarines profesionales con más de 10 años de experiencia, con los de individuos sin bagaje en danza o gimnasia.

El grupo examinó la actividad de los músculos de las piernas y del torso de los voluntarios durante tres tipos de marcha: una normal, la otra sobre líneas que tenían mucha distancia entre sí, y la última, sobre líneas muy estrechas, inclusive desafiantes.

Todos los voluntarios mostraron patrones de marcha similares. Sin embargo, cuando tuvieron que atravesar la prueba de caminata estrecha, los bailarines tuvieron mayor equilibrio y estabilidad.

Los artistas utilizaron más músculos y de manera más consistente que las personas no entrenadas, lo que indica que el ballet les permite utilizar su musculatura de manera más eficiente, afirma la publicación.

Además, los bailarines usaron los mismos grupos musculares cuando caminaban normalmente que cuando los hacían sobre las líneas, lo cual respalda la premisa de que el ballet mejora el control de los movimientos cotidianos, como la marcha, explicaron los investigadores.

La revista médica especializada Journal of Neurophysiology publicó los hallazgos.

Al respecto, el neurólogo manifestó que este estudio puntualiza beneficios tan específicos que en la cotidianidad se traducen en calidad de vida y prevención.

Para el médico, los pacientes tienen que adherirse de por vida a un programa de ejercicio: cuanto antes, mejor.

"No podemos pensar en iniciar con una rutina de actividad física cuando ya estoy enfermo; al contrario, debe ser a través del ciclo de la vida", comentó el médico.

neurólogo, norbel román