Bilingüismo protege la memoria y retrasa los síntomas del Alzheimer, revela estudio

#puravida Esta habilidad aumenta la capacidad que tiene el cerebro de tolerar los cambios con la edad

La destreza de hablar dos o más idiomas protege la memoria de los adultos mayores y retrasa la aparición de los síntomas asociados con el Alzheimer.

Así lo aseguran expertos en Geriatría y Gerontología, quienes se apoyan en trabajos científicos como uno reciente llamado Bilingüismo: consecuencias por la mente y cerebro.

geriatra y gerentólogo, andrés valerio

La investigación -a cargo de especialistas de la Universidad de York, en Canadá, y de la de Harvard en EE.UU.- reveló que el aprendizaje de lenguas durante la infancia aumenta la reserva cerebral y cognitiva. Esto preserva en buena forma las capacidades de la memoria durante la tercera edad.

La reserva cognitiva es la capacidad intelectual que una persona acumuló mediante el aprendizaje de idiomas, música, lectura y hasta disciplinas como el ajedrez.

Un cerebro más eficiente

Cuando la persona tiende a cambiar de un idioma a otro, el cerebro crea "circuitos eléctricos" más eficientes y más extensos, de allí deriva su efecto protector, explicó el especialista de la Clínica de la Memoria del Hospital Nacional de Geriatría, Andrés Valerio.

Los médicos consultados dijeron que, gracias a esta dinámica, si una parte del cerebro se daña, otra puede reemplazarla y se evita la pérdida total de la memoria.

El cerebro está mejor preparado porque aumenta la comunicación de unas áreas con otras, agregó el geriatra y gerontólogo Carlos Alpízar, quien argumentó que esta condición es la que retrasa la aparición de síntomas de enfermedades como el Alzhiemer.

geriatra y gerentólogo, carlos alpízar

El cerebro tolerará mejor los cambios que ocurren a nivel mental con la edad como traumatismos, infecciones o algún padecimiento neurológico, aseguró Valerio.

Para que el bilingüismo u otras técnicas como la música tengan el efecto protector deseado, lo ideal es aprender durante la niñez.

Si una persona mayor quiere aprender otro idioma, lo puede hacer sin problemas, pero la protección será más leve, manifestó Valerio.

En terminos de prevención, en la vida adulta, las personas deben hacer ejercicio con regularidad, evitar el fumado, los golpes en la cabeza y tener bajo control enfermedades como la diabetes y la hipertensión.

Se estima que en nuestro país, alrededor de 20 mil adultos mayores sufren de problemas de la memoria.

De los 4.200 pacientes atendidos que acumula la Clínica de la Memoria, el 40 por ciento sufre de Alzheimer.

geriatra y gerentólogo, andrés valerio