Brasil: 15 años de cárcel por corrupción para extesorero del partido gobernante

Justicia​Joao Vaccari Neto fue tesorero del Partido de los Trabajadores (PT) hasta su renuncia en abril anterior, debido al escándalo

El extesorero del partido gobernante de Brasil fue condenado el lunes a 15 años de prisión por participar con "sofisticación" en la corrupción que defraudó a Petrobras, un fallo que asesta un nuevo golpe a la debilitada presidenta Dilma Rousseff.

"Entre los delitos de corrupción, lavado y asociación para delinquir (...) las penas sumadas llegan a 15 años y cuatro meses de reclusión", detalló el juez Sergio Moro, que lleva la causa que investiga un megafraude en la mayor empresa de Brasil.

Joao Vaccari Neto, ahora extesorero del Partido de los Trabajadores (PT), fue condenado por su rol en el esquema de sobornos y sobreprecios en la estatal Petrobras, mediante el cual las mayores constructoras del país desviaron recursos hacia funcionarios públicos, intermediarios y partidos políticos para asegurarse millonarios contratos con la empresa.

"Es con sorpresa que la defensa del señor Vaccari recibe esta decisión que obviamente va a apelar", adelantó en un comunicado su abogado Luiz D'Urso, que criticó que la condena "se base exclusivamente en versiones contradictorias de delatores sin presentar una prueba que pudiese corroborar tales versiones".

"La práctica de los delitos de corrupción implicó la recepción por parte del Partido de los Trabajadores, con la intermediación del acusado [Vaccari], de al menos 4,26 millones de reales [$1,06 millones] de sobornos" provenientes de un contrato entre Petrobras y un consorcio de empresas, afirmó el juez en su fallo.

El esquema delictivo enquistado en Petrobras, el mayor escándalo por corrupción en la historia de Brasil, fue develado en marzo de 2014 y estuvo operativo durante al menos una década, según las autoridades.

Además de funcionarios de la petrolera, directivos de empresas e intermediarios de los sobornos, son investigados por presunta corrupción legisladores y otros políticos en ejercicio, como el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y el senador Fernando Collor, presidente de Brasil entre 1990 y 1992.

La defensa sostuvo que "Vaccari jamás (...) solicitó, negoció o recibió cualquier recurso de manera ilícita" y al mismo tiempo destacó que "no es obligación del tesorero de cualquier partido investigar el origen del dinero que fue depositado". "Eso compete al Estado a través de sus organismos oficiales", continuó.

El PT reiteró que todas las donaciones al partido fueron "legales y declaradas" ante la autoridad electoral y que los montos son similares a los de cualquier otro partido. Por ello expresó "indignación" de que le hayan "imputado selectivamente acusaciones de ilegalidad".

Las ramificaciones del "Petrolao" mantienen en vilo al país y están cobrando un peaje alto a la presidenta Rousseff, cuya popularidad cayó a apenas un dígito ocho meses después de asumir su segundo mandato.

La economía brasileña, la séptima del mundo, está en recesión desde el segundo semestre, y según analistas puede cerrar el año con una contracción de hasta 3% del PIB. La recesión se arrastrará también durante todo el 2016, en un contexto de elevada inflación y alza del desempleo, asegura el mercado.