'Bungee jumping' es cosa del pasado, la novedad es el salto con cuerda

AdrenalinaNuevo deporte extremo desafía montañas, acantilados y rascacielos

Se lanzan desde acantilados a 200 metros de altura por encima del mar, atados por sólo una cuerda. Desafían también montañas y rascacielos.

El salto con cuerda (rope jumping), es un deporte extremo que hace que el puentismo (bungee jumping) parezca un juego.

En su versión extrema, esta práctica sólo cuenta con un pequeño grupo de adeptos rusos, ucranianos, españoles, lituanos, franceses y polacos.

El polaco Thomas Zielinski, de 37 años es uno de los pioneros de la disciplina y vive de ella gracias a club que creó en Polonia.

Nacida en los años 90, la disciplina está hoy en día en el catálogo de varios clubes de puentismo o de vuelo libre, que proponen a los debutantes saltos de una veintena de metros desde puentes o plataformas.

El programa del grupo incluye saltar desde grutas en Croacia, un viaducto en Francia, rascacielos en Las Vegas y Johannesburgo, el Gran Cañón en Estados Unidos... Pero sin prisas. El grupo, que cuenta con el apoyo de varios patrocinadores, no se pone fechas para cumplir estos retos.

La isla griega de Zante fue recientemente su tercer desafío, después de las garganta del Verdon, en el sur de Francia, y la montaña de Kjerag, en Noruega. El próximo reto, los 184 metros del Gran Hotel Bali de Benidorm, el más alto de Europa en la costa mediterránea española.