Consumir alcohol antes de dormir interrumpe el ciclo del sueño, comprueban científicos

#PuraVida​Ivestigación estadounidense realizada en ratones reveló que esta sustancia puede causar insomnio

Tomar una copa de vino o brandy para conciliar el sueño puede tener el efecto contrario. Investigadores del departamento de Neurología de la Universidad de Missouri encontraron que tomar alcohol, antes de dormir, interrumpe el ciclo del sueño y, a largo plazo puede causar insomnio.

"Basados en los resultados, está claro que no se debe usar el alcohol como una ayuda para dormir", afirmó uno de los autores del estudio, Pradeep Sahota.

El estudio, publicado en la revista Alcohol, reveló además que el alcohol ejerce presión para dormir y cuando esto sucede, el período de sueño se desplaza, provocando un reposo interrumpido.

"La calidad de reposo no es la misma, disminuye. Además, el alcohol es un diurético, cuyo consumo aumenta la necesidad de ir al baño durante la noche”, concluyó el investigador Sahota.

Por cinco años, los expertos estudiaron la relación entre el consumo de alcohol y el sueño en ratones. "Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo. Teniendo en cuenta que las estadísticas muestran que el 20 por ciento de las personas beben alcohol para dormir, es vital que comprendamos cómo interactúan las dos cosas", señaló el científico.

El ciclo del sueño está compuesto por cuatro fases y el MOR (movimientos oculares rápidos; REM en inglés). Cada etapa dura, aproximadamente, entre 90 y 100 minutos. El alcohol afecta la capacidad que tiene el cerebro de regular, precisamente, este ciclo, conocido como homeostasis del sueño, advierte la investigación.

Impacto en el cerebro. El estudio, además, exploró cómo la abstinencia de alcohol afecta el sueño y, reveló que después de largos períodos de consumo frecuente, los sujetos se quedan dormidos, pero se despiertan a las pocas horas y no logran dormirse de nuevo. Mientras que, a aquellos que no se les dio alcohol mostraron síntomas de insomnio.

"El sueño es uno de los alimentos rey del ser humano, a cualquier edad. Es fundamental. Mientras dormimos el cerebro aprovecha para eliminar lo que no es útil y cumplir funciones muy importantes", advirtió el geriatra Carlos Alpízar.