Contaminación obliga a restringir tráfico en París e irrumpe en campaña electoral

París y sus suburbios limitaron este lunes la circulación a la mitad de vehículos por la elevada contaminación ambiental que, a menos de una semana de las elecciones municipales, se convirtió en tema de campaña.

La nube de aire contaminado que cubrió el oeste de Europa, incluyendo parte de Francia, Alemania y Bélgica, justificó las medidas drásticas adoptadas por las autoridades de París, sin precedentes desde 1997.

La restricción será levantada el martes, tras constatarse que disminuyó la concentración de partículas en el aire, resultantes de la combustión de motores e industrias, anunció el ministro de Ecología, Philippe Martin.

Según el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, los automovilistas parisinos "aceptaron" las restricciones, comunes en otras ciudades contaminadas del mundo, aunque París está lejos de los récords mundiales de contaminación.

Anunciadas a una semana de las elecciones municipales, las medidas para proteger la atmósfera fueron saludadas por la izquierda y los ecologistas pero levantaron una salva de críticas en la oposición de derecha.

En Francia, el umbral de alerta se desencadena cuando hay más de 80 microgramos de partículas de 10 micras por metro cúbico. Hay pocas grandes ciudades con una media anual dentro de los límites preconizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es de 20 mcg/m3. El promedio anual de París es de 38 mcg/m3.

Las consultas de los franceses vinculadas a la contaminación aumentaron desde el viernes en los hospitales de la capital y sus alrededores, especialmente de niños, según la ministra de Salud Marisol Touraine.