Día de Navidad es ideal para que sus hijos aprendan sobre la generosidad y agradecimiento

#PuraVidaEl ejemplo de los padres es la estrategia de enseñanza más eficaz, aconseja psicóloga.

Además de ser una fecha para celebrar en familia, el 25 de diciembre es un día ideal para enseñarles a los niños el valor de la generosidad y el agradecimiento.

Expertos en Psicología Infantil aseguraron que los padres deberían de aprovechar estas festividades para instruir a los pequeños sobre los valores que deben prevalecer no solo en Navidad, sino también en la vida.

La psicóloga clínica experta en niños, Melissa Céspedes, indicó que es basilar que los menores entiendan que la verdadera satisfacción está en dar y no en recibir.

La experta puntualizó que es un momento "perfecto" para promover actividades en las que se deba compartir con lo demás, logrando con ello, restarle protagonismo a lo material.

"Si, damos regalos, pero que eso no sea todo, que el niño no se quede con la idea que fue solo un día para recibir. Es una coyuntura idónea para que su hijo aprenda a regalar, a aprenda a ser generoso y solidario", afirmó la especialista.

Según la psicóloga, la estrategia más eficaz para lograrlos es mediante el ejemplo de los padres.

Aunado esto, en casa, también optar por modificar ciertas dinámicas para reforzar la generosidad y la solidaridad.

Por ejemplo, la experta citó que se pueden sustuir los regalos materiales por salidas al cine, al parque o al zoológico; con ello, se le inculca al menor lo valioso que es compartir en compañia de familia y amigos.

Los especialistas puntualizaron que tomarse el tiempo para meditar sobre estos valores en casa debe verse como una "inversión" en la vida de los niños, la cual, aprovecharán en su adultez.

El ser agradecidos ayuda a ser individuos más felices

La Dra. Céspedes, explicó que inculcar la generosidad en menores trae consigo una serie de ventajas, entre ellas, ayuda a reforzar el concepto de agradecimiento.

Según expertos en la ciencia de la felicidad, agradecer es clave para alcanzar mayor satisfacción personal.

"Con acciones solidarias, el niño va a valorar todo lo tiene, no solo a nivel material, sino también a nivel familiar y de vida condición de vida. Si nosotros no tomamos el tiempo de explicarles, los pequeños comprenden muy bien a lo que nos referimos", recomendó la psicóloga.

Además, el menor también incorporará a su vida adulta el sentido de la cooperación con los demás.

Para ello, los padres de familia pueden optar por ciertas estrategias, como es el caso de involucrar a los niños en los preparativos del almuerzo familiar o incentivarlos a colaborar con sus abuelos, tíos o primos.

"Se puede empezar con tareas sencillas acorde a la edad y a la madurez del menor; que nos ayude a colocar la mesa, con el postre o hacer las tarjetas para los regalos, en fin, que esté presente", aseveró la Dra. Céspedes.

Con estos pequeños cambios en Navidad, los papá y mamá lograrán inculcar un sentido nuevo, más humano, más real a estas fechas, validó la psicóloga.