Diabéticos y miopes tienen mayor predisposición a sufrir un desprendimiento de retina

#PuraVidaAnualmente se realizan alrededor de 400 cirugías para corregir este padecimiento, según datos de la CCSS

El riesgo de desarrollar un desprendimiento de retina es más alto en personas que sufren miopía y diabetes, seguido de pacientes con golpes o traumas en los ojos.

El factor más determinante es la miopía, cuanto más grave es esta enfermedad, más aumentan las posibilidades de sufrir una separación del tejido, aseguró el oftalmólogo, experto en retinas Dr. Joaquín Martínez, quien agregó que la diabetes no controlada puede ocasionar inclusive ceguera.

oftalmólogo, joaquín martínez.

Un desprendimiento ocurre cuando la retina -capa de tejido sensible a la luz que ayuda a enfocar- se separa del epitelio corneal, la cubierta protectora, a la que normalmente está adherida.

La retina queda sin riego sanguíneo y se produce pérdida de visión.

El experto explicó que existen dos tipos de desprendimientos, el más común causado por un desgarro o ruptura de la retina, el cual en su mayoría lo sufren pacientes con miopías graves.

Mientras que el segundo tipo, llamado desprendimiento por tracción, es originado por una inflamación ocular y, usualmente son diabéticos o personas previamente operadas.

Casi todo los casos necesitarán cirugía, sin embargo, algunos se manejan con tratamiento láser, explicó la Directora de la Clínica Oftalmólogica de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Dra. Marisela Salas.

Esta institución opera anualmente entre 300 y 400 pacientes por este padecimiento.

Diagnóstico temprano. Los especialistas consultados por AmeliaRueda.com insisten en que el pronto dictamen es vital para detener el avance de la enfermedad y resguardar la visión.

Si se da tratamiento a tiempo se puede mantener una visión buena, pero cuando la retina baja hasta el área central del ojo, aunque se opere, por lo general, el ojo queda muy afectado, advirtió la Dra. Salas.

En términos de síntomas, los oftalmólogos indicaron que, el paciente usualmente percibe que ve bien, pero observa sombras que se mueven, destellos de luz brillantes; además de visión borrosa.

oftalmóloga, marisela salas

En su fase avanzada, la persona puede empezar a perder visión aduciendo que observa una mancha grande y, en casos graves, perder la visión completamente.