Dos muertos en mina de clandestinos en Sudáfrica

Dos cadáveres fueron hallados en la desmantelada mina de oro sudafricana, cerca de Johannesburgo, donde varios mineros clandestinos –todos extranjeros– quedaron bloqueados el domingo, indicó un responsable de los servicios de socorro.

Hasta este martes, 25 de ellos habían sido rescatados y posteriormente, arrestados, mientras que un número indeterminado de hombres permanecía cautivo en el fondo de la mina, por miedo a la policía.

El yacimiento pertenece al grupo Gold One Internacional, que explota el oro y el uranio en África austral, y está situada a poca distancia de Johannesburgo, en el suburbio de Benoni.

La operación de rescate a gran escala, lanzada el domingo después de que los gritos que procedían de las profundidades de la tierra alertaron a la policía, se transformó –con el paso de las horas– en una difícil negociación para hacer salir a los buscadores ilegales de oro.

Es posible que algunos hayan podido salir luego de que las primeras operaciones de socorro fueron suspendidas, el domingo en la noche, pues los mineros rechazaban la ayuda.

"Los sospechosos tienen entre 20 y 40 años, y son todos de nacionalidad extranjera, y carecen de documentos", indicó la policía en un comunicado. Todos serán encausado por actividad minera ilegal.