Expresidente Álvaro Uribe regresa al escenario político en Colombia

"La paz no puede ser al costo de acabar con la seguridad", repite insistentemente Álvaro Uribe, primer expresidente de Colombia que regresa a la política, esta vez en busca de un asiento como senador en las elecciones legislativas del próximo 9 de marzo.

Este abogado de 61 años, que gobernó durante dos períodos (2002-2006 y 2006-2010), combatió sin cuartel a la guerrilla, ha centrado su campaña electoral en las críticas al diálogo de paz que desde 2012 llevan adelante en La Habana el gobierno de su sucesor Juan Manuel Santos y las FARC.

Se trata de una suerte de cruzada en contra de Santos, quien fue su ministro de Defensa y cuya campaña electoral impulsó el propio Uribe. El exmandatario lo acusa de romper con su política y de ablandarse ante la guerrilla de las FARC. Además, de fomentar un clima de creciente inseguridad.

"El país ha vuelto a sentir que crece el secuestro", añadió. Uribe expresó su frustración de como se está negociando en Cuba el tratado de paz con las FARC.

Su nuevo partido, el movimiento de derecha Centro Democrático, quiere con las legislativas contrariar la posible reelección de Santos en las presidenciales del próximo 25 de mayo, para las cuales también lleva un candidato: el exministro y exparlamentario, Oscar Iván Zuluaga.

El gobierno de Uribe ha sido cuestionado por diversos casos de violaciones a los derechos humanos, entre esos el de los falsos positivos, como se conoce a los cientos de asesinatos de civiles que luego los militares presentaban como guerrilleros muertos en combate, o los seguimientos ilegales y asedio de parte del servicio secreto DAS a magistrados que investigaban vínculos entre políticos y paramilitares.