Fotoperiodista y profesor secuestrados por Al Qaeda mueren en fallido rescate

asesinatos​El estadounidense Luke Somers se encontraba secuestrado desde hace tres años en Yemen

El fotoperiodista norteamericano Luke Somers y el profesor sudafricano Pierre Korkie, secuestrados por Al Qaida en Yemen, murieron este sábado en una fallida operación militar de rescate efectuada por fuerzas estadounidenses y yemeníes horas antes de la prevista puesta en libertad de Korkie.

La muerte de Somers fue anunciada por el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, que dijo que la operación se llevó a cabo porque había un "peligro inminente" sobre la vida del periodista.

Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) había amenazado el jueves con asesinar al periodista de 33 años secuestrado hace más de un año en la capital de Yemen, Saná.

"Las fuerzas especiales norteamericanas llevaron a cabo una misión en Yemen para liberar a un ciudadano estadounidense, Luke Somers, y a otros ciudadanos extranjeros secuestrados junto con él por terroristas de Al Qaida en la Península Arábiga", declaró Hagel desde Kabul, donde está de visita.

El presidente estadounidense, Barack Obama, condenó el asesinato "bárbaro" de Somers en un comunicado, y manifestó sus condolencias a la familia.

"El cruel desprecio por la vida de Luke es otra prueba de la absoluta depravación de AQPA, y constituye otro motivo por el cual el mundo nunca deba cesar la lucha contra su ideología malvada", dijo el presidente.

Video: euronews

El rehén sudafricano Pierre Korkie, un profesor, murió en el ataque, según la ONG que trató de negociar su liberación.

En el operativo, en la provincia de Shabwa, en el que participó también el ejército de Yemen, murieron diez combatientes islamistas, según el ministerio yemení de Defensa.

Según una fuente de seguridad, la operación fue llevada a cabo en la región de Nusab, un bastión islamista.

"Varios drones sobrevolaron las posiciones de Al Qaida en Nusab", dijo a la AFP el funcionario.

Un líder tribal dijo que vio varios paracaidistas en la zona.

En los últimos 15 años cientos de personas han sido secuestradas en Yemen, y la mayoría han sido liberados ilesos.

La mayor parte de los secuestros a extranjeros son llevados a cabo por miembros de los grupos tribales, que utilizan a los rehenes como fichas de canje para negociar con el gobierno.

Los captores de Korkie habían pedido $3 millones por su liberación, y su mujer, que también estuvo secuestrada y fue liberada en enero, lanzó una campaña para reunir fondos.

Ambos trabajaban como profesores en Yemen en el momento del secuestro.

Las negociaciones para la liberación de Korkie, quien junto a su mujer residía en Yemen desde hace cuatro años, estuvieron interrumpidas en enero de 2014 luego de que los secuestradores acusaran a miembros del equipo negociador de robar dinero de la recaudación.

Korkie sufría de una hernia y dijo que padecía sordera desde que fue secuestrado.