Guerrilla colombiana pide perdón por matanza de civiles en una iglesia en 2002

Mea culpaLas FARC dispararon un proyectil contra paramilitares, pero cayó en un templo y causó 79 muertos

La guerrilla colombiana de las FARC pidió perdón este jueves por la matanza ocurrida en 2002 en la localidad de Bojayá, donde un proyectil disparado contra paramilitares cayó por error en una iglesia llena de refugiados y dejó 79 muertos, 48 de ellos menores de edad.

"¡Ojalá nos perdonen!", dijo el comandante Pablo Catatumbo saliéndose de la lectura de un comunicado, en el cual la guerrilla expresó su "profundo pesar por lo sucedido", un gesto de reconciliación que reconoció el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Una docena de habitantes de esa comunidad afrodescendiente del Chocó, noroeste de Colombia, se trasladó a La Habana, sede de las conversaciones de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Santos, para mantener conversaciones con los rebeldes.