Hacienda planea devolver $68,5 millones al Banco Mundial tras fracaso de Limón Ciudad Puerto

proyecto​Recursos serán incluidos en el segundo presupuesto extraordinario de este año que se enviará al Congreso esta semana

El gobierno planea devolver $68,5 millones (¢36.853 millones) al Banco Mundial, provenientes del fallido proyecto Limón Ciudad Puerto.

El monto que se pretende devolver representa el 95,2 por ciento del total de recursos ($72 millones) que giró el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF - Banco Mundial) en el 2002 para financiar el proyecto Limón Ciudad Puerto y que no se ejecutaron.

El viceministro de Egresos de Hacienda, José Francisco Pacheco, explicó que la devolución del dinero se incluirá en el segundo presupuesto extraordinario del 2015 que será enviado a la Asamblea Legislativa la próxima semana.

El jerarca explicó que la idea surgió como medida para evitar el pago de intereses por recursos que no se están utilizando en el país.

Limón Ciudad Puerto fue cerrado por el gobierno el 2 de julio del 2014.

La iniciativa registró un avance del 35 por ciento en la ejecución de las obras y presupuesto durante los 14 años que estuvo activo (2002-2014).

Segundo presupuesto extraordinario

Los recursos a devolver forman parte de un nuevo plan de presupuesto extraordinario para el 2015.

Pacheco explicó que en esta ocasión se trata de un recorte de ¢61 mil millones en partidas específicas de los gastos corrientes del gobierno.

Son partidas como tiempo extra, viajes al exterior, mantenimiento y otras partidas superfluas que fueron incluidas en la directriz de Hacienda para la ejecución del presupuesto este año, tal como lo anunció el presidente, Luis Guillermo Solís el 16 de julio del año anterior.

También se incluirá un monto de ¢140 mil millones adicionales para el pago de canje de deuda en títulos valores para contener el crecimiento presupuestario de este año.

Este último monto entra en un apartado diferente a los ¢61 mil millones y no se aplica a las instituciones públicas.

El primer presupuesto extraordinario del 2015 fue aprobado por los diputados el 9 de marzo. Se trata de un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para financiar la ampliación del tramo Barranca - Cañas y el mantenimiento de vías nacionales y cantonales en todo el país.