Inauguran en Nueva York la estación de metro más cara del mundo

arquitectura​El proyecto, lanzado en 2004, fue muy criticado por su lentitud y costo, pues se atrasó siete años y su presupuesto final fue de $3.850 millones

El arquitecto español Santiago Calatrava inauguró el jueves la estación de trenes del World Trade Center, diciendo que deja en él un "mensaje de amor" para Nueva York.

Calatrava cortó la cadena que separaba al público de la entrada del Oculus, el emblemático y gigantesco edificio de la estación.

Construida alrededor del sitio donde se encontraban las torres gemelas, transformado en memorial después del atentado, la estación está coronada por vigas dirigidas al cielo para evocar las alas de un ángel. En su interior, mide 111 m de largo y tiene 49 m de altura.

El proyecto, lanzado en 2004, fue muy criticado por su estética pero, sobre todo, por la lentitud y costos de la obra.

Inicialmente fijado en $2.000 millones, el presupuesto acabó siendo de cerca de $3.850 millones, lo que la convierte en la estación más cara del mundo.

La entrega de la obra, parcial por el momento porque una sección de la estación terminará de abrir en unas semanas, tiene lugar siete años después de la fecha fijada inicialmente.

"Es un gran momento", dijo Calatrava en inglés, animando el ambiente con su entusiasmo natural.

"Espero que los neoyorquinos la aprecien y disfruten y que, durante generaciones, se convierta en una herramienta de la revitalización del bajo Manhattan", comentó, añadiendo que espera que los residentes la vean "como un mensaje de amor".

También expresó su gratitud a la autoridad portuaria, que se sometió a numerosas presiones logísticas y políticas durante el proyecto.

Con el tiempo, la estación conectará los trenes de las periferias sirviendo a Nueva Jersey y 11 líneas de metro.

La estación albergará un amplio centro comercial de casi 34.000 metros cuadrados, con negocios y restaurantes, que recién abrirán en agosto.

Video La Vanguardia.