Inercia en Turquía ante Estado Islámico desata la ira de los kurdos y deja 21 muertos

RevueltaEstado de excepción se impone por primera vez desde 1992 en sureste de Turquía

La ira de los prokurdos se desató en el sureste de Turquía ante la inacción de las autoridades para intervenir contra el Estado Islámico en Siria. Los disturbios dejaron al menos 21 muertos y un estricto toque de queda.

Por primera vez desde 1992, las autoridades turcas imponen un toque de queda en seis provincias pobladas mayoritariamente por kurdos para aplacar una oleada de protestas que amenaza con echar abajo el proceso de paz entre la rebelión y el gobierno turco.

Pese a la luz verde dada la semana pasada por el parlamento a una operación militar contra el Estado Islámico, el gobierno turco en Ankara se ha negado a hacerlo.

El jefe encarcelado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Abdula Ocalan, advirtió que la caída de a ciudad kurdosiria de Kobane, supondría el final del proceso de paz entablado con Ankara para poner fin a un conflicto que ha causado unos 40.000 muertos desde 1984.

El toque de queda estará en vigor hasta este jueves por la mañana.