Lactancia materna reduce riesgo de alergias en el bebé

#PuraVidaLa alimentación de la madre es esencial para producir un líquido de calidad, aseguran expertos

Durante los primeros seis meses de vida, alimentar al bebé solamente con leche materna disminuye el riesgo de que desarrolle alergías alimentarias, respiratorias o cutáneas, aseguran expertos en Neonatología y Alergología.

Mediante la lactancia materna, el menor recibe, ademas de nutrientes, las defensas de la madre, que lo protegen de una serie de enfermedades, entre ellas, procesos alérgicos, explicó el neonatólogo Oscar Segreda.

neonatólogo oscar segreda

Según la UNICEF, el calostro, líquido amarillento que se produce después del parto, contiene inmunoglobulinas, anticuerpos "que cubren el tracto digestivo del menor, preveniendo la adherencia de bacterias, virus, parásitos y otros patógenos".

Inclusive, se ha visto que el fluido materno puede prevenir la alergía a la leche de vaca, reacción adversa muy común durante la niñez, aseguró el alergólogo del Hospital Nacional de Niños, José Francisco Chavarría.

Por ello, los médicos enfatizan en la necesidad de que la madre amamante al menor desde el momento del alumbramiento.

"Entiéndase por lactancia exclusiva hasta los seis meses, darle al niño solamente pecho desde que nace", recalca el Dr. Segreda, quien agrega que los efectos protectivos del líquido se prolongan si la madre logra lactar a su hijo hasta los dos años.

Sin embargo, para que el líquido contenga las propiedades protectoras sobre el sistema inmunológico, es preciso que la madre siga un estilo de vida saludable.

"La madre debe ingerir alimentos "sanos", sin color, sabor y preservantes artificiales de manera que la leche materna sea de calidad", recomienda Chavarría.

Segreda califica de "esencial" que la madre siga una alimentación adecuada antes, durante y después del embarazo.

neonatólogo oscar segreda

Leche materna en cifras

De acuerdo con la UNICEF, se estima que en promedio una madre produce cerca de un litro de leche por día. Un 88 por ciento de su contenido es agua. El restante es grasa, lactosa, proteínas, vitaminas, minerales. Su ingesta aporta energía. Por ejemplo, cien mililitros de calostro tiene 67 calorías, mientras que la misma cantidad de leche madura 75.

En Costa Rica, 9 de cada 10 mujeres salen de las maternidad amamantando a sus hijos, 6 de cada 10 continúan después de los tres meses y casi la mitad lograr lactar hasta los dos años, según datos proporcionados por el neonatólogo.