No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​El Ministerio de Agricultura elevó a consulta una propuesta de decreto que permitiría la comercialización de tiburones, incluso si están en peligro.

Pese a oposición de Minae, MAG defiende "autoridad" de Incopesca sobre especies amenazadas

​El Ministerio de Agricultura elevó a consulta una propuesta de decreto que permitiría la comercialización de tiburones, incluso si están en peligro

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) defendió este 11 de enero una propuesta que permitiría comercializar especies marinas, incluso si están amenazadas de extinción.

La iniciativa busca incluir al Instituto Costarricense de Pesca (Incopesca) como “autoridad científica” sobre estas especies, algo que, según el Ministerio de Ambiente, puede llevar a “conflictos de interés”.

“Estamos impulsando la regulación del mar para que podamos hacer una pesca sostenible de las diferentes especies marinas”, dijo el ministro de Agricultura, Renato Alvarado.

El decreto del MAG es exactamente igual a un decreto anterior de la administración Solís Rivera, el cual fue derogado por la Sala Primera debido a que no pasó por consulta a organizaciones científicas.

En 2017, con la autoridad de ese documento, Incopesca creó una lista de especies de interés pesquero, en la cual incluyó al tiburón martillo, tiburón sedoso y tiburón mako, todos en peligro de extinción.

En condiciones normales, la autoridad recae sobre un comité científico, compuesto por universidades (públicas y privadas), colegios profesionales, instituciones técnicas y sociedad civil.

Lea: Ministra de Ambiente pide a MAG detener decreto que permitiría comercializar tiburones martillo

Otorgar de nuevo la autoridad al instituto de pesca pondría a estas especies, con población frágil, en un nuevo peligro, indicó el biólogo marino e investigador de la Universidad de Costa Rica (UCR), Mario Espinoza.

“El problema de todo esto es que el Incopesca ve tradicionalmente a las especies de tiburones con ojos de producción, con ojos de interés económico”, aseguró Espinoza.

Mientras tanto, el tiburón martillo cayó en peligro crítico de extinción en 2019. Esto significa que, en los últimos 30 años, sus poblaciones se redujeron entre 70% y 90% en el mundo.

Autoridad “científica”

El ministro del MAG aseguró que el Incopesca realizará estudios de biomasa para justificar la pesca de especies marinas. No obstante, para Espinoza, la institución no tiene la capacidad para realizar esos estudios.

“No es una institución que pueda responder al manejo con fundamento científicos de muchos de nuestros recursos. Pero no tiene ni personal capacitado, ni recursos financieros para investigación o monitoreo”, dijo el científico.

Esto ya sucedió en el pasado, cuando la institución justificó la propuesta para reactivar la pesca de arrastre con estudios deficientes. En esa ocasión, la institución sobredimensionó los beneficios de esta técnica por un mal cálculo de porcentajes.

Espinoza aseguró que la información disponible en Costa Rica para evaluar si una especie se puede extraer es “muy limitada”, ya que sólo se tienen datos sobre los tiburones que llegan a puertos.

“El Incopesca pretende, de esa poca información, tener dictámenes de extracción no perjudicial (DENP) que sean válidos. Yo no creo que Costa Rica tenga suficiente información técnica de muchas especies que logre justificar exportación”, dijo Espinoza.

tiburon

Tiburón martillo

En su defensa del decreto, el ministro Alvarado incluso aseguró erróneamente que “la pesca de tiburón martillo está prohibida y seguirá prohibida” en Costa Rica. Si bien su exportación está prohibida, su pesca en el mercado interno sigue vigente.

El Incopesca prohibió la exportación de tiburones martillo bajo un Dictamen de Extracción No Perjudicial (DENP), al concluir que las poblaciones de la especie están en condición frágil.

Pero la captura de tiburón martillo se mantiene para el mercado interno, con ciertas restricciones para la flota industrial de palangre, explicó Espinoza. Uno de los requisitos es descargar el cuerpo completo del tiburón en los puertos del país.

Datos del mismo Incopesca señalan que solo en 2019 se descargaron 448 cuerpos de tiburón martillo en puertos nacionales, un dato que además ha venido a la baja conforme se degrada la especie.

El biólogo de la UCR señaló que, aparte del tiburón martillo, el decreto permitiría al Incopesca tomar decisiones sobre otras especies de interés comercial como el tiburón sedoso. Este también fue catalogado recientemente en peligro de extinción.

Lea: Tiburón martillo despierta alarma por posible reducción de población, sugieren datos de Incopesca

Consulta deficiente

La Sala Primera anuló el decreto de la administración Solís Rivera, ya que este no pasó por un periodo de consulta. Para “corregir” eso, el MAG sometió nuevamente el decreto a consulta pública, pero durante fin de año.

La propuesta se puso en consulta durante el periodo del 16 de diciembre al 7 de enero, algo que el Ministerio de Ambiente criticó. El mismo Espinoza aseguró que el plazo no permitió que la UCR se pronunciara sobre el tema.

Por su parte, el Colegio de Biólogos también afirmó que no fue consultado y aseguró que “de haber sido consultados en tiempo tendríamos la oportunidad de aportar más argumentos, sin embargo, dada la situación de premura nos queda solamente reiterar nuestra total oposición a este proyecto de decreto”.

consulta

Aún así, el MAG defendió el proceso de consulta y aseguró que “durante el plazo de la consulta, fueron presentadas observaciones y aportes de varias entidades y organizaciones, las cuales serán analizadas y valoradas para el texto final del decreto”.

La organización ambiental Marviva aseguró que, de publicarse el decreto con las condiciones actuales de consulta, buscaría una nueva impugnación en los tribunales.