Miedo de escolares primerizos puede traducirse en síntomas físicos

#PuraVida​Diálogo familiar es el tratamiento más eficaz para esta condición, sugiere experta

Si en estos días su hijo se queja de dolores de estómago, ganas de vomitar o malestares físicos, puede tratarse de un tipo de temor o ansiedad asociado al primer día de clases.

Para la directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), Olga Arguedas, es frecuente que el día antes el menor manifieste estos síntomas y rechace la idea de ir al centro educativo.

"Tenemos que trabajar la fobia escolar y para ello le recomiendo a los padres que le dediquen a sus hijos tiempo para indagar si se sienten nerviosos por la incorporación a las escuela", precisó Arguedas.

pediatra, olga arguedas

Además, la experta añadió que es preciso explicarles en detalle cuáles son los aspectos de la cotidianidad que van a variar con la entrada a clases.

"Por ejemplo, que se va a tener que levantar más temprano o que va a tener que llevar el almuerzo preparado en el bulto", afirmó la doctora.

Otros especialistas en pediatría consultados agregaron que una de las estrategias para bajar los niveles de ansiedad es involucrar al niño en los preparativos del día antes, tales como alistar el bulto, la propia comida, los cuadernos y hasta el uniforme.

Además, otra táctica útil para menores primerizos es evitar los factores sorpresa, por lo tanto, es de mucha ayuda que el padre de familia lleve su hijo a conocer la escuela el día antes y, si es posible, que se detenga a hacer el recorrido junto a menor.

Con respecto a la propio día, los pediatras son claros en que la familia se debe levantar con tiempo para desayunar sin prisas y dialogar con el menor un poco más.

La pediatra subrayó que una vez en el centro educativo, el niño debe tener mucha claridad sobre cómo, con quién y a qué hora va a regresar a casa.

Mantener los niveles de ansiedad necesarios para la entrada a clases es un asunto familiar, no le compete únicamente al escolar, recordó la experta.

Por su parte, la psicóloga, Andrea Aguirre manifestó que por ello, los padres deben transmitir serenidad, armonía, orden, amor y seguridad.

pediatra, olga arguedas


Un padre de familia tranquilo es un eslabón esencial para que el niño tenga un primer día lleno de alegría y buenos recuerdos, acotó Aguirre.