Nacionalismo catalán busca salida política para celebrar referéndum independentista

PugnaMás de dos millones de catalanes votaron en comicios simbólicos de este domingo

El nacionalismo catalán buscará a partir de este lunes una salida política para celebrar un referéndum vinculante sobre la independencia de la región, después de recoger este domingo más de dos millones de votos en una consulta simbólica menospreciada por Madrid, que estudia acciones legales en su contra.

Enormemente satisfecho por el desarrollo de la votación, teóricamente prohibida por Madrid, el jefe regional de Cataluña, Artur Mas, celebró la participación de "claramente más de dos millones de personas" que supone "un paso gigante en su legítima aspiración de decidir pacíficamente y libremente nuestro futuro".

"Que nadie lo olvide, especialmente el gobierno español, Cataluña una vez más ha demostrado que quiere gobernarse a ella misma", dijo el líder catalán, reforzado en vistas a negociar su propio objetivo: un referéndum oficial y vinculante. El martes detallará su hoja de ruta que podría pasar por unas elecciones anticipadas en la región.

Pero en el gobierno español extrajeron un mensaje muy diferente, algo habitual en los últimos meses en las comunicaciones entre Barcelona y Madrid. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, definió la jornada como "propaganda política carente de cualquier tipo de validez democrática" y "un simulacro inútil y estéril".

Unas "reacciones de mucha miopía política y mucha indiferencia" para Mas, que pidió "al mundo" interceder ante Madrid por su causa buscando una solución pactada como la aplicada por Escocia y Reino Unido en septiembre o en Quebec, Canadá en 1995.

Con la férrea oposición del gobierno español de Mariano Rajoy, el líder nacionalista tuvo que conformarse con esta votación sin valor jurídico organizada por voluntarios, que finalmente se celebró saltándose la suspensión decretada el martes por el Tribunal Constitucional.