Nadadores extremos y sin protección se zambullen en famoso glaciar en Argentina

Desafio​Pese a la lluvia y a los témpanos, decenas de personas compitieron por los 500, 1.000 y 1.600 metros en el Primer Festival de Natación de Invierno

Más de 50 nadadores amateurs de todas las edades y de 18 países se zambulleron el viernes en aguas a 2°C al pie del imponente glaciar argentino Perito Moreno(sudoeste) para realizar el desafío extremo de bracear en bajas temperaturas y sin protección.

Ni la lluvia ni los témpanos impidieron a los nadadores lanzarse en grupos de a 10 a competir por los 500, 1.000 y 1.600 metros sin trajes de protección de neopreno y bajo la vigilancia de lanchas de la prefectura de la ciudad de El Calafate, en la provincia patagónica de San Cruz.

Este paraje turístico recibió a nadadores cuyas edades van de los 20 a los 73 años, entre ellos una importante representación de aventureros de la tercera edad.

Saben que corren el riesgo de hipotermia o incluso de síncope, pero a todos les cambia el rostro cuando describen el placer y la adrenalina que sienten al sumergirse en aguas gélidas.

La mayoría de los nadadores provienen de naciones nórdicas o balcánicas y están por primera vez en Argentina, donde se realizó el viernes el Primer Festival de Natación de Invierno, una aventura de deporte extremo inédita hasta ahora en América Latina.

Desde el año 2000 se han realizado nueve campeonatos mundiales de natación en agua helada, de los cuales seis han tenido lugar en Finlandia, donde se realizó la última edición en Rovaniemi entre el 20 y 23 de marzo de este año.

En ese país hay más 100.000 personas que practican este deporte al aire libre y sin traje de neopreno en pleno invierno.