Nadar con regularidad previene desgaste temprano en las articulaciones

#PuraVida​Cuidar la técnica y administrar cargas es vital para evitar lesiones

Si desea mantener sus articulaciones saludables y retrasar al máximo el desgaste, nadar un mínimo de 150 minutos semanales puede ayudarle alcanzar este objetivo.

Según los ortopedistas consultados, la natación es uno de los deportes más amigables con las coyunturas, especialmente con las inferiores, como es el caso de rodillas, cadera y tobillos.

"La gran ventaja de este deporte con respecto a los otros es que estamos suspendidos en el agua, es 'anti-gravitacional' y, por ello, no cargamos las articulaciones, producimos solo movimiento", detalló el ortopedista y traumatólogo, Raúl Mora.

ortopedista, raúl mora

Este movimiento estimula la lubricación de las coyunturas y favorece el cartílago, tejido que cubre la zona de las huesos donde hay uniones óseas.

El cartílago es la zona que se "desgasta" primero, por ello, tenemos que protegerlo, precisó Mora.

El tejido articular se fortalece cuando se ve sometido a cargas controladas de movimiento; la reacción es muy similar a lo que ocurre con los músculos cuando se levantan pesas. Por ello, la natación, si es bien realizada, se convierte en una aliada, añadió el médico.

Sin embargo, el especialista advirtió que para aprovechar los beneficios de la natación, el paciente debe profundizar en la técnica del deporte, ya que un mal movimiento potencia el riesgo de una lesión.

Asimismo, es igualmente importante respetar el propio ritmo y dosificar la rutina con base al nivel de cada persona, sugirieron ortopedistas y entrenadores de natación.

"La recomendación general será siempre iniciar con cargas leves para conocer nuestra capacidad funcional aeróbica, y así, ir progresivamente aumentando", destacó Mora.

Complemente la natación

Además de una rutina de natación acorde a su capacidad, ciertos suplementos nutricionales pueden completar su estrategia de salud.

Por ejemplo, el colágeno hidrolizado. Esta es una sustancia que puede producir el crecimiento de la matriz extra-celular del cartílago, lo cual ayuda a preservar por más tiempo este importante tejido, añadió el Mora.

El ácido hialurónico es otro de ellos. Se trata de una producto que puede funcionar como lubricante de la articulación, ayudando a amortizar las cargas diarias.

Si bien es cierto que estas opciones nutricionales no son medicamentos, el especialista insistió en que antes de consumirlo se debe de consultar a un ortopedista.

A partir de los 35 años inicia un proceso normal de degeneración del cartílago, condición conocida como artrosis.

Si no se toman medidas para retrasar su aparición, esta patología puede producir incapacidades funcionales en los pacientes.

ortopedista, raúl mora

Por ello, actualmente la medicina deportiva urge a los pacientes tomar medidas de prevención para sus articulaciones, tales como mantener un peso saludable, ejercicios de bajo impacto y suplementar la alimentación, concluyó el médico.