Nadar sin protegerse puede dañar su piel

#PuraVidaExpertos afirman que el cutis de los niños requiere especial atención

La natación es uno de los ejercicios más saludables y los riesgos de una lesión son muy bajos, pero si se practica al aire libre, el peligro para el deportista está fuera de la piscina.

Durante cada sesión deportiva la piel está expuesta a los rayos ultravioleta (UV) y a los químicos de la piscina, por lo que los expertos aseguran que la protección solar resistente al agua y la crema humectante no pueden faltar en la vida de un nadador.


Dermatóloga, svetlana demianko

La dermatóloga, Svetlana Demianko, afirma que los puntos más sensibles a las radiaciones ultravioleta son el cuello, las orejas, el tórax, el dorso de los pies o empeine y el cuero cabelludo, especialmente en zonas calvas. Si permanece en el agua por periodos prolongados, estas áreas requieren más atención, y el filtro solar hay que aplicarlo cada 60 minutos.

Para Demianko, lo más conveniente es que para nadar al aire libre la persona cubra su cuerpo con trajes de baño y camisetas que incluyan protección solar.

Pequeños deportistas. Para los menores de edad los cuuidados son más estrictos.

El doctor del Proyecto para la Atención Integral del Cáncer de la Caja Costarricense del Seguro Social, Alejandro Calderón, urge a “los padres enseñar a sus hijos a cuidarse de sol, hasta que ellos lo hagan por sí mismos sin que necesiten el control de un adulto.”

Dermatóloga, Svetlana demianko