Observadores de la OSCE liberados en plena ofensiva ucraniana contra prorrusos

Los observadores de la OSCE retenidos desde hace más de una semana por rebeldes separatistas de Slaviansk fueron liberados este sábado, en plena operación militar en esta zona del este del país, escenario de una rebelión armada prorrusa.

Esta liberación se produce tan solo un día después de que el país sufriera los más graves disturbios desde que se produjo la caída del presidente Viktor Yanukovich en febrero.

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa confirmó en Viena la liberación de sus integrantes, tras ocho días de detención en Slaviansk, feudo de los separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

Un enviado del presidente ruso Vladimir Putin, Vladimir Lukin, había anunciado previamente la puesta en libertad del equipo, integrado por siete extranjeros -un octavo ya había sido liberado por razones médicas- y cuatro ucranianos.

"Estamos felices de haber salido, y estamos bien. Vamos a dejar Slaviansk con el enviado especial ruso (...) y volver al país, a Alemania, lo más rápido posible", declaró uno de los observadores liberados al diario alemán Bild, el coronel Axel Schneider.

Ucrania indicó el sábado que proseguía su ofensiva "antiterrorista" en el este del país, para recuperar Slaviansk y Kramatorsk, dos ciudades controladas por rebeldes separatistas prorrusos.

La operación ha dejado cinco soldados ucranianos muertos y, del lado rebelde, otro cinco muertos, tres insurgentes y dos civiles, según fuentes de ambas partes.

Kramatorsk, a unos 17 km al sur de Slaviansk, sede de los servicios de seguridad (SBU), fue retomada por las fuerzas regulares, indicó el gobierno.

En Slaviansk, la ofensiva proseguía este sábado, según constataron periodistas de la AFP, que asistieron al ataque de un puesto de control rebelde por una columna de blindados, cerca de la ciudad.

Rusia reaccionó con virulencia ante esta operación militar ucraniana, que calificó de "operación de represalia" y "golpe mortal a los acuerdos de Ginebra", penosamente suscritos a mediados de abril por Rusia, Ucrania y los occidentales.