Panamá alista renovación de Colón, segunda ciudad del país

Inversión​En Colón se ubica la entrada al Canal de Panamá por el lado Atlántico y es sede de la Zona Libre

El gobierno panameño formalizó el inicio de las obras, a cargo de la compañía brasileña Odebrecht, para renovar la ciudad atlántica de Colón, la segunda urbe más importante del país y castigada en la actualidad por la violencia y la pobreza.

"Esto es mucho más que un proyecto de infraestructura, esto es un proyecto humano que permitirá que los niños crezcan en una ciudad segura, próspera, con empleo y oportunidades para todos", dijo el presidente panameño Juan Carlos Varela.

Colón, 80 kilómetros al norte de la capital panameña, es la segunda ciudad más importante del país, donde se ubica la entrada al Canal de Panamá por el lado Atlántico y es sede de una de las zonas francas más importantes del mundo.

El proyecto consiste en la construcción para 2018 de 5.000 viviendas, canchas deportivas, parques, mejoramiento del sistema sanitario, soterramiento de cables, aceras, escuelas y la reconstrucción de edificios históricos.

El gobierno panameño promueve una ley para que en una zona de la ciudad se pueda comprar libre de aranceles hasta por $1.000 semestralmente, lo que unido a nuevos planes para la atracción de cruceros, permitirá aumentar el turismo.

Las obras están en manos de la empresa brasileña Odebrecht, integrante del consorcio Nuevo Colón junto a la panameña Constructora Urbana (CUSA), que ganó la licitación en junio al ofertar los trabajos en $537 millones.

Odebrecht es una de las empresas brasileñas acusadas de estar involucradas en el pago de sobornos a la estatal Petrobras para obtener contratos del Estado.

A Colón llegaron miles de personas en los siglos XIX y XX, principalmente afroantillanos, para la construcción del ferrocarril y el Canal de Panamá.

Además, Colón es la capital de la provincia del mismo nombre, donde está ubicada Portobelo, uno de los puertos más importantes en la época colonial donde los españoles embarcaban el oro procedente de Sudamérica rumbo a Europa.

Sin embargo, actualmente se encuentra castigada por la pobreza y la delincuencia, y muchas de sus casas, algunas de madera, están en condiciones de abandono pese a estar habitadas y son afectadas por aguas negras, entre otras calamidades.