Papa Francisco visitará México en 2016, octava vez que un pontífice viaja a ese país

nueva gira​El papa Juan Pablo II visitó México en cinco ocasiones y el papa emérito Benedicto XVI una sola vez, en 2012

El papa Francisco visitará México en el 2016, indicó este martes el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, sin precisar las fechas ni la agenda.

La noticia fue adelantada este mismo martes a la corresponsal de la televisión mexicana Televisa, a quien Lombardi confirmó que Francisco viajará "el próximo año" a su país.

El portavoz del Vaticano confirmó que la agenda probablemente incluirá una visita al santuario de la Virgen de Guadalupe en Ciudad de México, como es su tradición en los países que visita.

Tanto el Presidente Enrique Peña Nieto, como la Conferencia del Episcopal Mexicano han invitado al papa a visitar México en varias ocasiones.

Si bien el programa de la visita del papa latinoamericano no ha sido elaborado aún y está en fase de preparación, es probable que incluya también un gesto de solidaridad con los emigrantes mexicanos que intentan cruzar ilegalmente la frontera con Estados Unidos, un fenómeno que sigue con particular atención.

El papa aseguró en marzo pasado en una entrevista exclusiva concedida a la corresponsal de Televisa, Valentina Alazraky, que México "merece" una visita de "al menos una semana".

Contactada por la agencia de noticias AFP, Alazraky confirmó que Lombardi le precisó que si bien no estaba definida la agenda ni establecido el mes de la visita, se celebraría en el 2016.

"Yo pensaba al principio entrar a Estados Unidos por México, era la primera idea, por Ciudad Juárez, la frontera, ¿no?", contó Francisco a los periodistas que lo acompañaban en septiembre pasado en el vuelo papal que lo conducía de Cuba a Estados Unidos.

"Pero ir a México sin ir a la Guadalupana... hubiera sido una bofetada", comentó.

En varias ocasiones Francisco se ha referido a un posible viaje a México, el segundo país con más católicos después de Brasil, meta de su primer viaje internacional en 2013.

Francisco, el primer papa latinoamericano de la historia, visitó en septiembre pasado Cuba y Estados Unidos, en donde hizo una defensa de los emigrantes, habló del drama de los latinoamericanos indocumentados y pidió una respuesta justa y fraterna a los gobernantes.

Mientras Estados Unidos debate justamente sobre la suerte de millones de indocumentados provenientes de México y América Central, Francisco instó a sus gobernantes a no caer en "una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste".

Recorrer el camino de los emigrantes sería un gesto de solidaridad con los más olvidados que hasta ahora ningún pontífice ha realizado.