Pistachos, nueces y macadamias le pueden ayudar a combatir el estreñimiento

#PuraVidaPrefiera consumir las semillas sin sal y en su estado natural, recomendaron los expertos

Si sufre de estreñimiento, ciertos frutos secos son adversarios de esta condición. Por su alto contenido de fibra, los pistachos, las macadamias y las nueces pueden ayudarle a mejorar el tránsito intestinal.

De acuerdo con los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su siglas en inglés), 100 gramos de pistachos aportan 10, 6 gramos de fibra, la misma ración pero de macadamia da nueve gramos, mientras que las nueces contienen 7 gramos.

Además de ser fuente de grasa monoinsaturada o saludable, estas semillas proporcionan una cantidad significativa de fibra, si consideramos que un adulto requiere entre 25 y 30 gramos diarios, explicó la nutricionista, Kathryn Von Saalfeld.

nutricionista, kathryn von saalfeld

No obstante, la especialista aclaró que no se debe abusar de estos alimentos.

"Como todo buen alimento, no podemos comerlo en exceso porque generaremos un aporte calórico muy alto", advirtió la Dra. Von Saalfeld.

La nutricionista añadió que además de los pistachos, las nueces y las macadamias, las almendras también destacan por su alto contenido de fibras mientras que las semillas de marañon son las más pobres en esta sustancia.

Otra buena razón para consumirlas es porque, el consumo de fibra es esencial para el buen funcionamiento del aparato digestivo, por ello, una ingesta apropiada reduce el riesgo de cáncer de colon, aseguraron expertos en gastroenterología.

La mejor manera de consumir los frutos secos.

Los especialistas consultados son enfáticos son alimentos muy saludables pero ricos en calorías.

"La recomendación general es comer un puño cerrado de semillas, generalmente esto corresponde a la medida individual de cada persona; respetando esa cantidad, nos garantizamos de consumir alrededor de 150 calorías, siempre que sea un puño cerrado, no abierto", recalcó la experta.

Otras de las sugerencias es elegir semillas en su estado más natural posible, o que al menos, no estén tostadas y que sean libres de sal.

Evitar el exceso de sodio es vital por muchas razones, una de ellas es porque potencia las papilas gustativas, lo cual, perjudica la sensación de saciedad, se hace más difícil "parar de comer", indicaron los médicos.

Inclusive, si es posible comprarlas dentro de la cáscara es aún mejor, ya que, el tiempo que se invierte en sacarlas contribuye con el factor saciedad, agregó la doctora Von Saalfeld.

Las semillas también se caracterizan por su versatilidad, por ello, no se limite a consumirlas solas.

Este alimento se puede aprovechar en preparaciones diferentes y sencillas.

"Por ejemplo, en un cereal podemos poner un puño cerrado de semillas picadas; recordemos que también son fuente de minerales y otros antioxidantes", detalló la nutricionista.

También se pueden combinar con proteínas y otros carbohidratos, como es el caso del pescado, el pollo, el arroz o la pasta.

Las semillas pueden mejorar los platillos porque aportan sabor y textura, concluyó la experta.

nutricionista, kathryn von saalfeld.