Presidente colombiano promete tierras a quienes dejen de cultivar coca

Trueque​El mandatario colombiano hizo el anuncio al informar sobre la puesta en marcha de la Estrategia Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos

Colombia, principal productor mundial de cocaína, entregará tierras a quienes sustituyan por más de cinco años cultivos de coca, principal insumo de esa droga, por plantíos lícitos, anunció este martes el presidente Juan Manuel Santos, al presentar un nuevo plan antidrogas.

Quienes acepten el trato, se convertirán en propietarios legales de las tierras, declaró por televisión el mandatario colombiano.

"Colombia no tiene por qué seguir siendo el primer exportador de coca del planeta, y vamos a probarlo", sentenció.

En ese marco, Santos dijo que a partir del 1 de octubre el país dejará de utilizar el herbicida glifosato para erradicar la hoja de coca, empleado desde hace 20 años pero señalado por la Organización Mundial de la Salud como "probable" cancerígeno. Esta decisión ya había sido anunciada en mayo.

Colombia es el principal productor mundial de coca. Según un reciente informe de Naciones Unidas, el país produjo unas 442 toneladas de esa droga en 2014, 52% más que el año anterior.

"Son casi 100.000 hectáreas menos que en el año 2000, pero lo cierto es que en los últimos dos años se han incrementado los cultivos. ¡Y eso que usábamos el glifosato!", apuntó el presidente.

El nuevo plan antidrogas contempla la colaboración de los exmiembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), principal guerrilla del país, con la que su gobierno negocia el fin de un conflicto armado de más de medio siglo.

"Uno de los compromisos ya logrados con las FARC es que, una vez dejen las armas, contribuirán con la solución al problema de las drogas ilícitas", dijo Santos, y agregó que ya se han discutido planes conjuntos para la sustitución de cultivos.

"Imagínense lo que esto significa. Que las FARC, en vez de defender cultivos ilícitos y toda la cadena del narcotráfico, ayuden al Estado para su erradicación", subrayó.

Además, el Estado insistirá en programas de prevención del consumo en las zonas más afectadas, creará una agencia especializada en la implementación de esta estrategia y reducirá los cultivos en parques naturales protegidos, afirmó.