Presidente de Venezuela retoma denuncias de plan golpista y acusa a EE.UU.

Acusación“Acusaciones del presidente Maduro son obviamente falsas”, dijo funcionario del despacho del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, redobló denuncias sobre planes de golpe y magnicidio, con acusaciones contra medios de prensa, empresarios, y dignatarios extranjeros, entre ellos el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, a quien hacía 10 días había llamado "camarada Biden".

Estados Unidos ha "ido a hablar con gobiernos del continente para anunciar el derrocamiento de mi Gobierno. Acuso al vicepresidente, Joe Biden, de personalmente haber hablado con presidentes y primer ministros", dijo en un mitin el domingo ante algunos miles de enfervorizados seguidores, algunos con uniformes milicianos.

"Las acusaciones del presidente Maduro son obviamente falsas y claramente forman parte de un esfuerzo para distraer de la preocupante situación enVenezuela", dijo un funcionario de la oficina de Biden, bajo condición de anonimato.

Estados Unidos anunció este lunes que impuso restricciones para viajar a ese país a un número adicional de funcionarios venezolanos.

"El gobierno venezolano ha continuado demostrando una falta de respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales", señaló el Departamento de Estado en un comunicado.

Durante enero Maduro estuvo fuera del país 19 días en cuatro giras internacionales diferentes. Pero sus estancias en Venezuela fueron matizadas con denuncias recurrentes de planes de "golpe de estado", "magnicidio", "guerra psicológica", "emboscada", "complot" y "guerra económica", entre otras.

El presidente socialista, cuya popularidad se desplomó en el último año a 20% luego de arrasar en las municipales a finales de 2013, insiste en sus discursos en la unión cívico-militar y pronostica la derrota de los golpistas.

"Máxima alerta", arengó el heredero político de Hugo Chávez. "Se ha puesto en marcha un plan para un golpe de Estado cruento y debemos unir las fuerzas populares y militares para derrotar en cualquier escenario ese golpe de Estado (...) tenemos que cuidar la unión cívico-militar".