Presidentes centroamericanos se reúnen con Obama y piden plan regional contra migración ilegal

Tres presidentes centroamericanos pidieron este viernes a su par estadounidense, Barack Obama, un plan regional de seguridad, en plena crisis humanitaria por la llegada ilegal a Estados Unidos de miles de niños centroamericanos.

Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de El Salvador, Salvador Sánchez, llevaron a la Casa Blanca una propuesta conjunta para aliviar la coyuntura, según funcionarios.

Es el primer encuentro entre los cuatro líderes desde que la marea de migrantes se hizo pública hace dos meses- entre Obama y los líderes de los tres países, de donde provienen la mayoría de los menores.

"Tenemos una responsabilidad compartida para atender este problema", dijo Obama, que se mostró confiado en hallar una solución. Pero los países también deben hacer "más para atender las raíces" de la migración ilegal, incluyendo la pobreza y la violencia en Centroamérica, señaló el mandatario estadounidense.


Centroamérica requiere un proyecto de seguridad y desarrollo de cinco a diez años con el país norteamericano "como ya se hizo en el plan Colombia", indicó el líder guatemalteco.

"Debemos tener nuestro propio plan", coincidió el presidente hondureño.

El mandatario de Guatemala añadió que los países centroamericanos entienden que muchos de los niños que llegaron a Estados Unidos deberán regresar a sus hogares, y se están preparando para recibirlos.

Desde octubre, más de 57.000 niños han cruzado ilegalmente a Estados Unidos sin compañía de adultos, lo que ha desbordado a las autoridades de los países involucrados.

Del total, 43.933 menores provienen de El Salvador, Honduras y Guatemala, huyendo de las pandillas, la pobreza o buscando reunirse con sus familiares en Estados Unidos, muchos también a su vez indocumentados.

Obama solicitó al Congreso recursos especiales por $3.700 millones para mitigar la crisis, aumentando el número de agentes fronterizos y de jueces migratorios.