Renuncia de Soley: "Discusión pública lastima mi dignidad y la ética que ha inspirado mis actuaciones"

Dimisión​Viceministro entregó carta formalizando su dimisión este sábado al Ministro de la Presidencia.

En una carta que entregó este sábado al ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, el viceministro de esa cartera, Daniel Soley, presentó la renuncia a su cargo. El mandatario Luis Guillermo Solís aceptó su decisión.

La información la confirmó Casa Presidencial a través de su oficina de prensa, que no entregó copia de la carta a los medios de comunicación.

La dimisión sobrevino cinco días después de que el diario La Nación revelara a la opinión pública que Soley, en una conversación que sostuvo el 6 de enero con la procuradora general de la República, Ana Lorena Brenes, presuntamente le mencionara la posibilidad futura de enviarla fuera del país como embajadora.

"La discusión pública que se ha producido en los últimos días, en la que se lastima mi dignidad, mi formación y la ética que siempre ha inspirado mis actuaciones, me impide continuar en esta posición", dice la carta de renuncia de Soley, de acuerdo con la transcripción enviada por Casa Presidencial.

"Siempre encaucé todas mis actuaciones como Viceministro de la Presidencia respetando los más altos valores éticos y en cumplimiento estricto del Principio de Legalidad consagrado en el artículo 11 de la Constitución Política", escribió Soley.

La primera persona en solicitar la renuncia de Soley fue el diputado y fundador del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, quien en declaraciones dadas al programa Nuestra Voz el pasado martes, calificó el supuesto ofrecimiento de Soley como un acto de corrupción, debido a que la Procuradora ha diferido en varias ocasiones con el Gobierno.

Diputado del PAC, Ottón Solís

Al consultársele sobre la renuncia, Solís manifestó que le tomó tiempo al Gobierno comprender la naturaleza ética del comportamiento del Viceministro Soley. “Espero que no se le nombre en ninguna embajada ni en ninguna otra parte”, sentenció.

“Ojalá que en un próximo caso se cambie la naturaleza de la dinámica de la decisión y sea el Presidente el que la tome sin que nadie antes ejerza presión”, agregó el legislador.

Por su parte el diputado del Partido Alianza Demócrata Cristiana, Mario Redondo, quién había exigido explicaciones sobre el caso, expresó que la renuncia, aunque era necesaria, no elimina motivos para que se realice una investigación sobre lo sucedido, por lo que el tema se discutirá en la Asamblea Legislativa.

“Don Daniel difícilmente actuó solo en esta situación y aquí hay otras cosas que deben ser investigadas con todos sus extremos y tiene que aclararse hasta sus últimas consecuencias, el tema es grave”, aseguró.

Diputado de Alianza democrática Cristiana, Mario REdondo

La Procuradora Brenes fue nombrada durante la administración Chinchilla Miranda (2010-2014) para encabezar la institución que funge como abogada del Estado. En el cargo le restan aún 16 meses. Durante la administración Solís Rivera ha emitido dos dictámenes en contra de decisiones de la Presidencia.

El primero se refiere a la decisión de Solís Rivera de levantar el veto a una ley que concede a comerciantes artesanos la calle josefina 13 bis. El segundo dictamen fue contra el nombramiento del Ministro Jiménez, por su condición de obispo luterano, antes de la que la Sala Constitucional fallara a favor de su permanencia en el puesto.

El presidente Solís negó el martes pasado en conferencia de prensa que existieran intereses, por parte de la Presidencia, para incitar a la Procuradora a que dejara su cargo y menos a cambio de un puesto diplomático.

Entretanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González, afirmó que de parte suya nunca se habló o se giró una orden de ofrecerle un puesto diplomático a la Procuradora y aseguró que el Mandatario le confirmó que él tampoco había dado una directriz en ese sentido.

Tras la publicación de La Nación ni el Ministro de la Presidencia, ni la Procuradora han atendido a las consultas de la prensa.